28 de enero de 2011

Chinchón

Entre dos
En la Comunidad de Madrid, a unos 45 km de la capital hacia el sureste, se encuentra Chinchón, un municipio cuyo nombre está ligado al aroma del anís, a los sabores dulces de su repostería, al color grana de sus vinos, a los episodios históricos trascendentes que allí se vivieron y a su hermosa y pintoresca Plaza Mayor, testigo de todo ello.

Plaza de Chinchón

El centro de la vida de la localidad se desarrolla en la citada Plaza Mayor, cuyo origen se remonta al s.XV, aunque no fue cerrada hasta el s.XVII. Dicen de ella que es una de las más bellas de estas características, opinión a la que nos sumamos. Portalada, con su carácter típicamente medieval, la plaza de trazado irregular es la protagonista del lugar. A su alrededor 234 balcones de madera, con tonos entre verdosos y negros, la rodean, con un máximo de tres alturas.

Actualmente los locales que conforman este espacio son negocios de hostelería y restauración. Las terrazas se disponen todas alrededor y la gente se coloca estratégicamente en busca del sol los días de primavera, otoño e invierno a la hora del aperitivo. La imagen resulta tremendamente agradable, es habitual encontrarse con bastantes moteros enfundados en sus trajes de cuero y cascos que paran a hacer un repostaje en los bares del lugar. En algunos de esos balcones se disponen mesas y sillas para poder comer a cierta altura, disfrutando de la preciosa panorámica de la plaza.

Plaza de Chinchón

Los niños disfrutan de una atracción que se ha convertido en “típica” de Chinchón. Frente a la fuente de dos caños, denominada “Fuente de arriba”, donde el sonido del agua cristalina se entremezcla con las conversaciones distendidas de la gente, al menos los días festivos, una fila de burritos encantadores están preparados para que niños de poca edad monten sobre ellos y dar una vuelta alrededor de la plaza.

No sé, siempre nos ha dado un poco de pena verlos ahí, pero lo cierto es que tiene buen aspecto y los retoños que montan no tienen demasiado peso. Los animales son totalmente accesibles y pocos se resisten a pasar a su lado y no hacerles una caricia que casi parecen pedir con esa mirada entrañable…

Chinchón

La plaza Mayor de Chinchón ha sido testigo de algunos capítulos de la Historia de España. Entre ellos, por ejemplo, la primera vez que fue escenario de una corrida de toros como consecuencia de la celebración del enlace entre Juana la Loca y Felipe el Hermoso, o la proclamación como Rey de Felipe V (1706), cuya consecuencia negativa fue días después un expolio al lugar y como positiva ese lema otorgado por el monarca que perdura en la historia y aparece en su escudo cuyo título es “Muy noble y muy leal”.

Esta plaza ha sido objeto de muchos fines, si bien en la actualidad en las fiestas se sigue empleando como coso taurino, en ella durante toda la Historia se han representado comedias, se han llevado a cabo ejecuciones, celebraciones reales, fiestas…

Chinchón

En la propia Plaza Mayor podréis encontrar el punto de información turística donde os pueden orientar acerca de la visita y ampliar cualquier tipo de información. En la entrada está la pareja de la “Fuente de Arriba” anteriormente mencionada, ya que en el recinto hoy destinado para que los “turistas” puedan ilustrarse en lo que es la “Ciudad de Chinchón”, se encuentra la Fuente de abajo, delimitada por lo que fue la cárcel y, durante un tiempo, el pilón de las lavanderas…

Desde la plaza se puede divisar un templo religioso y a su izquierda una torre con un reloj que se alzan en la parte alta del municipio. Hay un dicho conocido de Chinchón y es que “Chinchón tiene iglesia sin torre y torre sin iglesia”. Ambas se encuentran distanciadas por unos 50 metros aproximadamente.

Iglesia de Chinchón Nuestra Señora de la Asunción

La actual parroquia Nuestra Señora de la Asunción Es una reconstrucción (1828) de mayores dimensiones que la iglesia anterior, Iglesia de la Piedad, que se comenzó a construir en el siglo XVI, como capilla adosada a lo que era el palacio condal (hoy teatro Lope de Vega)  y que en su época final de construcción estuvo en manos de los mejores artistas que colaboraron en la obra del Monasterio del Escorial. Tiene una mezcla de estilos, gótico, barroco y plateresco. En su retablo central se muestra la obra de Francisco de Goya “La Asunción de la Virgen”. 

Durante la Guerra de la Independencia, con motivo del asesinato de 2 franceses en la localidad llegó a Chinchón la venganza. El pueblo fue asediado por las tropas francesas, y sus edificios más representativos fueron incendiados o saqueados. Por aquellas fechas, Goya fue testigo de esta masacre, en la que se asesinaron casi a 90 personas, y éste lo dejo reflejado en su serie de pinturas “Desastres de la Guerra” número 37. 

Torre del Reloj en Chinchón

La torre del reloj, muy cercana a la parroquia, antes hubo pertenecido a otra iglesia, Nuestra Señora de Gracia, del siglo XV, templo que también fue objetivo en 1808 del ejército francés. La torre se ha reconstruido pero el templo no pudo ser levantado en su momento por falta de presupuesto y sus pocos restos han ido quedando enterrados con el tiempo. Este es el motivo por el que luce la torre sin iglesia en Chinchón.

Entre torre y templo religioso se encuentra el Teatro Lope de Vega, lo que fue el antiguo palacio Condal, y que ha sido rebautizado como homenaje a que el autor firmó allí una de sus obras.

Desde lo alto, donde se encuentran estos edificios, podréis divisar Chinchón como un mar inquieto de tejados, todos siguen una uniformidad pero ninguno está a la misma altura. Los tonos rojizos y anaranjados combinan con el entorno en el que se ubica, en plena cuenca del Tajo-Jarama, cercano a la vega del Tajuña. Las tejas pintan un paisaje en el que se intuyen las calles estrechas. La plaza desde ese lugar sigue siendo la protagonista, y de frente, se divisan los restos del Castillo de los Condes… Largas historias se ciernen sobre él, pero solo comentar para no convertir esto en una novela, que de nuevo, es otro de los edificios cuyo destino fue marcado por los asedios franceses de 1808. Desde entonces se fueron utilizando sus materiales para la reconstrucción de calles y casas... y en el último siglo fue utilizado como fábrica de licores.

Chinchón

Chinchón está lleno de encantos, de historias que se esconden en rincones y, en este caso, también bajo las casas. Kilómetros y kilómetros de cuevas y galerías que enlazan unas con otras y que no hace demasiado sus vecinos han empezado a descubrir. La mayoría ocultan tinajas enormes donde se guardaba el vino y se sabe que en época de la Guerra Civil sirvieron como refugios. 

Las calles de Chinchón salen desde la plaza para mostrarte un lugar que no te dejará indiferente. Declarado el casco urbano como Conjunto Histórico Artístico, con casas protegidas, el paseo te regalará vistas que merecen que se hablen de ellas…

Chinchón

No encontrareis problemas para comer, existen variados tipos de establecimientos que se adaptan a diferentes gustos y economías, no será difícil que encontréis un lugar para sentaros y comer a la carta, raciones o bocadillos, hay para todos los gustos y posibilidades. Igualmente, el lugar dispone de variados alojamientos rurales, a parte del Parador, ubicado en lo que fue el antiguo Convento de San Agustín a escasos metros de la Plaza Mayor.

Nos encantan los lugares con historia, donde el paso del tiempo va dejando pequeñas cicatrices que hacen tangible lo que la mayoría no hemos vivido. Resulta increíble encontrar un lugar como Chinchón, casi unido a la gran ciudad, que mantiene sus símbolos de identidad propia y resulta un reclamo para tantas personas. 

Hoy puede ser un buen día para visitar Chinchón, personalmente pensamos que en cualquier momento encontraras a sus habitantes con los brazos abiertos esperándote, para ofrecerte sus productos, su hospitalidad, su historia y la posibilidad de pasar un día encantador.


¿Tienes planes hoy?

Plaza de Chinchón

20 de enero de 2011

Navacerrada

Entre dos
La Sierra de Guadarrama la compartimos entre segovianos y madrileños. Ese paraje natural que se divide entre ambas provincias forma un único elemento que se convierte, al menos para gran parte de los madrileños, en una vía de escape de la gran ciudad.

Ubicado en esta sierra se encuentra un pueblo que personalmente nos encanta, Navacerrada. A unos 52 km de Madrid capital y, dependiendo del tráfico, a unos escasos 45 minutos del centro, te puedes llenar los pulmones de un aire limpio y fresco.

Navacerrada

Este destino no tiene una temporada perfecta, todas ellas te brindan opciones más que atractivas. En minutos te puedes planificar un día que te ayudará a desconectar y renovará tu ánimo…

Navacerrada
Cuando llega el invierno, cuántas mañanas al despertar y mirar por la ventana te preguntas ¿Dónde podría ir hoy? Con bastante facilidad en Navacerrada encontraras algo que despertará tu lado más divertido. Y es que son pocas personas las que al ver una capa de nieve gruesa acumulada en los coches, en los árboles, o cualquier rincón, puedan resistirse a extender su mano para tocarla, buscar un objetivo al cual apuntar y disparar. Es impresionante como nos devuelve a la niñez con tan solo presentarse ante nuestros ojos, entonces se escuchan risas y carcajadas entre pequeñas carreras y un sin fin de bolas que se estrellan en el suelo.

Además, a escasos km del pueblo, se encuentra el Puerto de Navacerrada, con su estación de esquí, que en época invernal es centro de visitas de tantas y tantas personas. En este link podréis encontrar información de las pistas y otros datos de interés. Desde allí, además de esquiar se pueden realizar otro tipo de actividades, como por ejemplo una "Excursión con Raquetas de Nieve" como la que nosotros realizamos y nos encantó. O la subida a la Bola del Mundo en una ruta cortita.

Pero Navacerrada es mucho más que nieve. Su clima montañoso lo convierte en un lugar atractivo en cualquier época del año. En verano, huir de ese calor que escupe el asfalto se convierte en un deseo codiciado y, como comentábamos antes, es algo que se puede conseguir a muy poca distancia. De hecho, en este caso los números son la prueba de ello. Navacerrada está consolidado como un lugar de veraneantes, pasando su población de unos dos mil y pico habitantes en invierno a más de doce mil en verano.

Navacerrada

El corazón de la Sierra de Guadarrama palpita en Navacerrada, un pueblo ubicado en una depresión de la naturaleza, rodeado por las más elevadas montañas de la Comunidad de Madrid, a unos 1.200 metros de altitud. Sus orígenes se fijan en la Reconquista con el establecimiento de ganaderos. Ha tenido altibajos demográficos, pero a partir del s.XX se ha valorado el entorno en el que se encuentra y el placer de disfrutar de su vida.

Embalse de Navacerrada


Casi anexo al lugar se encuentra el embalse de Navacerrada, que se alimenta de un afluente del Rio Manzanares, gracias al cual se abastece a los pueblos de la Sierra. No está permitido realizar ningún tipo de deporte en él, aunque si la pesca debidamente autorizada por el correspondiente permiso.

Los pinares abundan en esta zona, de manera que el invierno no se muestra desnudo como en otros lugares. Los árboles, a su manera, siguen abrigando las vistas, con sus hojas perennes, aunque la mayor parte de las veces se visten de blanco en invierno y con dificultad de rojo anaranjado en otoño.

Navacerrada Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora

Predomina las construcciones en piedra. La calle principal desemboca en la plaza de la villa. Es difícil, independientemente del día que haga, que al llegar allí no encuentres a la gente en la calle, disfrutando de sus bares, de la carne con denominación de origen del la zona, de los vinos, cervezas, vermuts… Da igual que sea invierno o verano, si no es en las terrazas, los locales estarán llenos, con un calor reconfortarte y un olor a leña que se expande por las calles.

Navacerrada merece un paseo, simplemente por observar la armonía de sus casas, esas calles que casi parecen peatonales pero donde hay espacio para todos.

Merece la pena parar a sentarte a leer el periódico una mañana de verano, o abrigarte y emborracharte de paisajes invernales, dejarte calentar por un buen vino, buena carne, el aroma a leña para después ayudar a la digestión con un buen paseo “a bajo cero”… O en primavera, dejar que los rayos de sol amigables por esas fechas iluminen la nueva vegetación ayudando a que resuene la melodía del deshielo en cualquier rincón…

Navacerrada

Hemos comido un par de veces en Navacerrada, ambas hemos salido bastante satisfechos.  Una de las veces acabamos comiendo en Felipe (terraza). Un menú especial  (28 euros) para dos personas que estaba estupendo, pero que bajo nuestro criterio es demasiado abundante, las entradas perfectamente podrían alimentar a 4 personas. Queremos recomendaroslo, porque a parte de comer muy bien es un sitio muy agradable. La carta te ofrece variadas opciones a cuál más apetecible.

Editamos la entrada en mayo de 2013 (sí, nos gusta mucho ir a Navacerrada), y hoy todavía nos gusta un poquito más. Se acaba de inaugurar un nuevo restaurante en la localidad que nos ha encantado. El Reloj . Os lo recomendamos. Un local en el que se han cuidado los detalles, su decoración multimezcla  transmite una sensación moderna y a la vez cálida. Nos ha parecido realmente bonito, muchísimos detalles. Desde el punto de vista gastronómico también nos ha satisfecho, hemos disfrutado con la comida, productos de mercado muy bien elaborados. Además cuenta con una terraza perfectamente acondicionada para el disfrute del buen tiempo. La excelente sobremesa ha coronado nuestra visita. Volveremos, seguramente por la noche para una buena cena y probar sus Gintonics.

Restaurante el Reloj Navacerrada

Si te gusta la naturaleza, si te gusta salir a tomar algo, si te gusta la fotografía, si te gustan los deportes, como el esquí, el senderismo, si te gusta conocer nuevos sitios, si te apetece algo diferente una mañana cualquiera, si te apetece refrescarte en verano, si te apetece pisar nieve en invierno, si no sabes dónde ir con los niños, si simplemente te apetece respirar aire puro… ¿Por qué no te acercas a Navacerrada?

¿Tienes planes hoy?

Navacerrada

11 de enero de 2011

Llanes

Entre dos
Asturias es una comarca llena de atractivos. El turismo que se puede realizar alberga tanto la visita cultural, la gastronómica, y el placer del contacto con la naturaleza para los amantes del senderismo.

Llanes

Hoy hacemos nuestra parada en Llanes. Un lugar que hemos visitado en más de una ocasión y que nos conquistó en unas circunstancias muy particulares, la primera vez que llegamos allí. (la entrada la hemos editado en junio de 2014 con nuevas fotografías tomadas en una visita posterior, como veis seguimos volviendo...)

Llanes

Llegábamos de un duro día… Aquella mañana habíamos visto asomar el sol y en el último momento nos decidimos a realizar la Ruta del Cares. Este paseo requeriría una entrada para él solo en el blog, pero cuando lo realizamos la Era digital no había entrado en nuestras vidas, por lo que los documentos gráficos que tenemos no son de suficiente calidad. Esta ruta es de unos 12 km, y cubre el trayecto entre Poncebos (Asturias) y Caín (León), si se realizara por carretera estaríamos hablando de unos 100 km. Se atraviesa el macizo oriental y central de los Picos de Europa. Como íbamos solos, el recorrido consistía no sólo en ir, sino también en volver, es decir, 24 km para dos personas que, seamos sinceros lo que es senderismo… senderismo… ¡pues no! Y menos con unas deportivas tenis y media botella de agua. Pero bueno, con eso de que es una ruta accesible para todos los públicos, a pesar de ser esos nuestros víveres y de aparcar como a 2 km del comienzo de la senda, nos animamos y la hicimos.

Llanes

Personalmente, nuestra opinión es que la ruta es muy bonita, el comienzo desde Poncebos te hace en la primera media hora replantearte si fue, o no, buena idea comenzar esa excursión, pero según pasas la subida comienzas a llanear y divisar la garganta, el río Cares a los pies, el desfiladero y, sobretodo, la llegada a Caín, con el agua de compañera resulta impresionarte tener la opción de acceder a un lugar como ese. 

Pero ya os decimos, no queremos extendernos en esta ruta, sí que os la recomendamos si os apetece disfrutar de un día al aire libre en los Picos de Europa, para que podáis disfrutarlos aunque no seáis personas habituadas a los largos paseos, aunque si tenéis la oportunidad de organizaros para hacerlo únicamente en un sentido, nosotros lo intentaríamos.

Llanes

Pues ese bonito día de agosto, en el que empezamos la ruta a las 12 de la mañana, que no son horas, no son horas… no llevábamos casi agua, no íbamos bien equipados, acabamos como a las 6 y media, con un bocadillito a nuestras espaldas que comimos en media hora para regresar antes de que el cansancio nos visitara. El problema es que él llegó antes, y prometemos que en los últimos kilómetros ya bajando Poncebos no éramos dos los que caminábamos, si no 3, que ya se sabe que son multitud, nosotros y la debilidad….

Llanes

Y así conocimos Llanes, a unos 40 km Poncebos, cuando el sol caía junto con nuestras fuerzas el destino lo puso en nuestro camino para que nos regalara las frescas aguas de una de sus playas, donde pudimos sumergir las piernas y aliviar el peso del camino, y su agradable sidrería que volvió a conseguir que en vez de tres, fuéramos dos… El paseo aquella noche por el lugar, nos hizo prometer volver… y volvimos…

Llanes se encuentra en la costa Oriental de Asturias. Bañado por el mar Cantábrico este lugar resulta tremendamente atractivo. Por sus calles discurre la gente animada, las aceras se llenan de terrazas en la época estival y el ambiente es notable.

Llanes Llanes

























Su puerto, durante la historia, ha sido de vital importancia. Desde allí salieron parte de las embarcaciones que partían para formar la Armada Invencible en el s. XVI. Durante una temporada fue una villa “ballenera” y acaudalados indianos se instalaron allí, muestra de ello, durante el paseo divisareis algunas de sus casas.

Llanes (Cubos de la Memoria)

Si hay un elemento artístico característico de este lugar son los famosos Cubos de la Memoria del artista vasco Ibarrola. Lo componen tres partes que representan la “Memoria del Artista”, la “Memoria del Arte” y la “Memoria del territorio” que crean un paisaje totalmente atípico y único en el dique que protege la villa del mar. Este original y único rompeolas lo componen un montón de cubos de hormigón que han sido pintados de colores vivos y variados, tanto con motivos florales, como con dibujos abstractos que representan cada una de las partes antes expuestas. Desde cualquier punto en el que se puedan divisar se obtienen imágenes sorprendentes. El paseo por el espigón ofrece unas sensaciones que os recomendamos vivir.

Llanes

En el casco histórico se encuentra la Basílica del Concejo (Conceyu) terminada en el s.XV, tiene una portada románica, pero es uno de los pocos templos asturianos de estilo gótico en su interior. En la plaza resulta ser el centro de las miradas.

Llanes

Llanes mantiene parte de su esencia medieval en algunas de sus calles, en sus construcciones. Es justamente pegado a su muralla medieval donde se sitúa esa coqueta sidrería en la que repusimos fuerzas el mítico día de la Ruta del Cares, y en donde paramos en nuestras futuras visitas para degustar productos típicos de la zona donde siempre estamos encantados de repetir. Por si a alguno os pudiera interesar, esta sidrería se llama El Almacén.

Llanes
Llanes



Pero si se quiere tener una noción global de la visita a Llanes, no se puede faltar al Paseo de San Pedro, un camino desde el cual las vistas son impresionantes, un mirador único de más de 700 metros de longitud, cuya alfombra es el césped natural del verde intenso que sólo se ve en el Norte. Se construyó a finales del siglo XIX. Desde allí los acantilados están a tus pies, la panorámica de la villa ante tus ojos y el aroma a mar en todas partes.

¿Tienes planes hoy?

Llanes

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism y modificado y adaptado por ¿Tienes planes hoy?| Distributed By Gooyaabi Templates

¿Tienes planes hoy? Tiene todos los Derechos de Autor de Contenido Reservados (imágenes y texto)