25 de abril de 2012

Sanabria

Entre dos
Castillo de Puebla de Sanabria

Viajar esta pasada Semana Santa a la provincia de Zamora se convirtió en un conjunto de sorpresas coronado por una  intensa nevada que hizo que, en el mes de abril, nos acompañara una estampa invernal preciosa.

Rio Trefacio Molino Galende

Estas inclemencias meteorológicas nos obligaron a tener que improvisar nuevas alternativas diferentes a las planificadas que iban inicialmente por los derroteros del senderismo. Elegimos la zona del Parque Natural de Sanabria para poder deleitarnos de sus paisajes, rutas como la de Los Monjes o las Cascadas de Sotillo formaban parte de nuestros planes que hemos tenido que posponer para otra escapada. Pero dicen que no hay mal que por bien no venga, y pensando que nos íbamos con un pronóstico de aguaceros, nos encontramos con un manto de nieve que nos ofreció un espectáculo sin igual y nuevas experiencias.

Dentro de las posibilidades, uno de los lugares a los que fuimos a parar, antes de que los copos se presentaran tapándolo todo, fue una bonita localidad de la que habíamos oído hablar mucho y aun no conocíamos: Puebla de Sanabria.

Puebla de Sanabria

A 115 km de Zamora capital, las murallas y el castillo de Puebla de Sanabria descansan desde tiempos atrás en la Historia. El municipio tiene un aire medieval, sus calles empedradas, sus casonas blasonadas, el castillo, las murallas… 

El casco antiguo es totalmente armonioso, perderse por sus calles y respirar el aroma a anís de sus típicos dulces resulta reconfortante. El castillo, hoy convertido en centro de cultura y biblioteca, es una majestuosa fortaleza cuyas obras empezaron en el s. XV a cargo de uno de los Condes de Benavente. A lo largo de la Historia, en numerosas ocasiones, la ruina se hizo su principal habitante, hasta llegar a plantearse en algún momento su demolición. Pero finalmente, y tras sobrevivir en mejores o peores circunstancias a Conflictos bélicos con Portugal y Francia, y al abandono, el castillo pasa a manos del Ayuntamiento de la localidad, quién, antes de convertirlo en casa de la cultura, lo uso como cárcel, almacén, granero…

Puebla de Sanabria

Puebla de Sanabria está abrazada por el rio Tera y el rio Castro. El entorno natural que la rodea es de excepción. Si hacéis una visita a esta zona, en este municipio encontrareis diversidad de opciones de restauración y alojamiento.

A 13 km de Puebla de Sanabria,  hay un lugar que no se puede dejar de visitar, nieve o llueva el Lago de Sanabria te recompensará con unas vistas estupendas ante todo y con la posibilidad de realizar diversas actividades.

El Lago de Sanabria es el lago de origen glaciar más grande de la Península Ibérica y de Europa. La vista se pierde en el infinito ante esa vasta extensión de agua, rodeada de montañas; 9.350 metros suma su perímetro. Ubicado en pleno Parque Natural de Sanabria se convierte en el gran protagonista de la zona, a pesar de haber numerosas lagunas más. Desde esta zona se pueden llevar a cabo diversas rutas de senderismo de montaña, algo que nos hubiera gustado realizar, pero nosotros no íbamos preparados para el tiempo que nos encontramos y esperamos llevar a cabo próximamente y poder contároslas. A pesar de ello, y del frío, y fuerte viento que soplaba, la estampa mereció la pena.

El Lago de Sanabria dispone de pequeñas playas que en verano son lugar de descanso para muchos. Además de ser un lugar en el que se realizan algunos deportes acuáticos.

Lago de Sanabria

El lago alberga en su historia un dramático acontecimiento ocurrido a finales de los años 50 que llevó al fondo de sus aguas a más de un centenar de personas tras la ruptura de la presa de Vega de Tera. Una pésima construcción, lluvias torrenciales y bajas temperaturas provocaron un catastrófico suceso que arrasó el pueblo de Ribadelago, arrastrando no solo sus construcciones sino también a sus habitantes. Tan solo 28 cadáveres de los 144 ( de un pueblo de 256) se pudieron recuperar.

En esta especial visita a la provincia de Zamora, nos alojamos en un pequeño pueblo llamado Trefacio que al amanecer, tras la primera noche de descanso allí, nos descubrió su encanto cubierto por una manta de nieve. Es un pequeño municipio que no llega a 200 habitantes y se encuentra a 10 km de Puebla de Sanabria. 

Trefacio Zamora

El motivo por el que hacemos una parada en el blog en este lugar no es otro que presentaros un humilde paseo que descubrimos debido a  las condiciones meteorológicas adversas por las que nos vimos obligados a quedarnos allí sin movilidad. Nos recomendaron un pequeño paseo paralelo al río Trefacio que unía este municipio con el de Galende. Finalizaba en un molino que ofrecía aquel día una estampa preciosa. Calculamos que el paseo aproximadamente sería de ida y vuelta, a ojo, unos 5 km.

Por eso, por si alguien se aloja en esta localidad o se lo plantea, queremos dejar este pequeño paseo para vuestra información. El camino sale desde el mismo pueblo, dirección al cementerio y luego siguiendo el sendero.

Rio Trefacio Zamora

Otra de las paradas que cabe mencionar sería la de San Martín de Castañeda. Lo normal sería que ahora os hablaramos de su Monasterio cistercense que preside la localidad y lleva sobre sus piedras la Historia y el paso del tiempo. Pero la niebla, la nieve y demás nos impidieron casi verlo por fuera. Asi que llega el momento de recomendaros nuestra parada gastronómica en la localidad. En el Restaurante “La Terraza” de San Martín de Castañeda comimos el famoso chuletón sanabrés. Si os encontrais por la zona, es un lugar agradable con buena relación calidad precio y que aporta unas preciosas vistas desde su mirador con vistas al valle…

Desde San Matín de Castañeda sale la carretera que lleva a La Laguna de los peces. Una carretera de montaña que ofrece unas panorámicas de postal. El paisaje parecía hecho de dunas de nieve virgen. El camino lleva hasta una explanada en la que aparcar el vehículo y, desde allí, a escasos metros caminando, en no más de 15 minutos, aparece la Laguna de los Peces, otra laguna de origen glaciar, situada a unos 1.700 metros de altitud y desde la que parten varias rutas de alta montaña. En nuestra visita, a parte de bastante nieve, soplaba ventisca, así que la expedición duró poco y la visitamos desde la distancia y con tan solo el móvil para sacar una instantánea simbólica. Eso si, disfrutamos de unos paisajes de ensueño en el camino.

Laguna de los Peces

Y como parece ser que este viaje nos quería mostrar pequeños rincones no muy conocidos, acabamos en un paraje  muy especial, curioso, que rebosa paz en cada uno de sus rincones y que recomendamos. Entre las localidades de Rábano de Sanabria y San Justo aparece la Ermita de la Alcobilla, del s. XVI, paraje que resulta de gran interés por estar rodeada de castaños centenarios y alguno milenario, cuyos troncos no alcanzan a ser abrazados. Nos parecieron preciosos e impresionantes.

Ermita de la Alcobilla


Castaños Ermita Alcobilla


El jueves santo, cuando salíamos desde Madrid, llevábamos la intención de visitar Puebla de Sanabria, de hacer la ruta de las Cascadas de Sotillo, o la de los Monjes, de comer a las orillas del Lago de Sanabria, visitar el Monasterio de San Martín de Castañeda, pasear por la Laguna de los Peces, entre otras cosas... Pocas de esas cosas pudimos hacer, en cambio, descubrimos rincones ocultos, únicos, estampas impensables. Fue como trasladarnos a un micromundo totalmente alejado de nuestra rutina y forma de vida. Acercarse a la tranquilidad y la belleza. Muchas veces se habla de los “lugares conocidos”, los que albergan impresionantes vistas, majestuosos monumentos, pero el encanto aparece de repente para sorprenderte en cualquier rincón cuando te encuentras en un entorno tan especial.


¿Tienes planes hoy?

Lago de Sanabria


1 de abril de 2012

Colliure (Colloiure)

Entre dos

Collioure
Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
  y al volver la vista atrás
   se ve la senda que nunca
     se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar
(Antonio Machado) 



Machado no pudo desandar sus pasos tras un duro camino, escapando, formando parte del exilio en el que tantos españoles se vieron obligados a participar y del que en su caso, no hubo marcha atrás...

Collioure

Un día de enero de 1939 llegaba a Colliure, un pueblecito costero francés, que le vio apagarse  apenas un mes después de su llegada y que, en su pequeño cementerio, le guarda en una tumba siempre llena de flores  que ha acabado siendo lugar de peregrinación para muchos visitantes.



A tan solo 27 km de la frontera española (Port Bou) y a unos 59 km de Cadaqués por una carretera, sinuosa pero de muy bellas vistas, se puede llegar a esta pintoresca localidad.

Collioure


Collioure, en la Costa Azul francesa, aguarda todos los atractivos que se esperan de un pueblo mediterráneo, el mar azul intenso, las casas rebosantes de encanto, un ambiente animado… y su gran inconveniente, la masificación en temporadas altas, en las que el aparcamiento y la circulación por el interior se convierte en una experiencia que puede resultar complicada. Para compensarlo, además de lo típicos tópicos de las localidades mediterráneas aparecen elementos exclusivos como el castillo de Colliure, un antiguo faro medieval que hoy forma parte de la iglesia, el paso de artistas internacionalmente reconocidos con el nacimiento del fauvismo y la Historia de esta pedanía que en sus orígenes resultó un importante puerto comercial.

Colliure pertence a la conocida comarca del Rosellón, que durante siglos atrás estuvo pasando de manos españolas a francesas en diferentes ocasiones hasta que en el s. XVII se firmara el Tratado de los Pirineos, en el que definitivamente pasó a ser propiedad de Francia.

Collioure

Su castillo del que las primeras referencias datan del s.VII, fue residencia real por primera vez cuando Collioure pertenecía al reino de Mallorca. Hoy por hoy se puede visitar.

Collioure

A la orilla del mar se erige la Iglesia de Notre-Dame-des-Anges, protagonista de excepción del perfil de la localidad que os estamos hablando, gracias entre otras cosas a la torre, antiguo faro medieval.

Collioure
Collioure





















El municipio además a principios del s.XX acogió a Matisse y Derain, dos artistas que buscando nueva inspiración aterrizaron en esta localidad. Las obras producto de su estancia se expusieron en el salón de Otoño de Paris, y allí el nuevo estilo intenso y colorido  al que dio lugar un escenario como Colliure, fue bautizado como fauvismo.

Collioure
Collioure






















Las galerías de arte se salpican por el entramado de callejuelas empedradas que forman amplios escalones y te sumergen en un paseo repleto de rinconcitos pintorescos. Si la zona costera está envuelta en un abanico de azules, el interior de la localidad es multicolor. Sus casas son todas ellas de tonos variopintos, vivos y alegres. Quizá para nosotros esta parte es la más particular y  la que imprime de personalidad propia un lugar como este.

Collioure

Desde ¿Tienes planes hoy?  Queremos abrir nuestras fronteras por primera vez y lo hacemos con este pequeño y emblemático lugar que ha formado parte de la Historia de España en diferentes momentos, donde llegaron muchos exiliados anónimos en tiempos muy difíciles, dónde el arte no ha pasado indiferente y que hoy resulta un escenario que regala estampas realmente bellas. Sin lugar a dudas, Colliure es una población llena de encanto.

¿Tienes planes hoy?

Collioure

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism y modificado y adaptado por ¿Tienes planes hoy?| Distributed By Gooyaabi Templates

¿Tienes planes hoy? Tiene todos los Derechos de Autor de Contenido Reservados (imágenes y texto)