23 de octubre de 2013

Las Médulas: un paisaje sorprendente en León

Tienes planes hoy

Las Medulas

Hay días como hoy, lluviosos, grises, un poco fríos, en los que piensas que no puedes estar en ningún lugar mejor que en tu propia casa, bajo una manta y en posición horizontal a ser posible. La experiencia nos ha enseñado que, si bien eso está muy bien, no es el único plan del que se puede disfrutar. Por supuesto, puestos a elegir la lluvia no es la mejor compañera para estar al aire libre, pero sí que es un elemento fundamental para que tengamos paisajes como los que tenemos y no es tan imposibilitante como la pintan.

En un día de esos, con lluvia imparable y un poco de niebla, llegamos nosotros a Las Médulas, en León, con chubasqueros y paraguas, con dudas sobre si podríamos o no hacer la pequeña ruta guiada por las condiciones climatológicas adversas. Pero sí, se pudo y además nos encantó.

Las Medulas

Teníamos muchísimas ganas de ir, habíamos visto en numerosas ocasiones diferentes imágenes de este paraje natural, considerado Patrimonio de la Humanidad desde finales de los años 90, en las que estaba nevado, con mucha vegetación, al atardecer, al amanecer... En nuestro caso, la visita se realizó en el mes de marzo con la primavera incipiente, a pesar de que el día lo disimulaba muy bien y, como suele suceder, lo mejor es poder disfrutar un lugar en directo.

Las Medulas

En la localidad también llamada Las Médulas, se encuentra en centro de recepción de visitantes. Allí, a parte de poder ver un vídeo explicativo acerca de este lugar, se inician visitas guiadas que son muy interesantes.

Las Medulas

Las Médulas es un paisaje muy peculiar, su apariencia tiene como origen la explotación del terreno por parte del ser humano. La formación del terreno abrupto, sus peculiares colores y demás características están ligadas con el uso al que fue sometido este terreno. Se trataba de una enorme mina de oro en la que los romanos encontraron una fuente de ingresos muy importante. La forma en la que extraían el metal codiciado es la que ha dado origen a este original paisaje.

Las Medulas

Los romanos canalizaron toda la zona de forma subterránea. Estos canales tenían diferentes diámetros con el objetivo de aumentar y disminuir la presión del agua en diferentes zonas. Aprovecharon los ríos cercanos para este menester. Así, lo que hacían era inundar las canalizaciones que os comentábamos hasta que se producía la explosión del terreno para provocar el movimiento de tierras, poder acceder al interior y dejar a la luz el oro.

Las Medulas

Existen diferentes rutas para realizar por las Médulas, nosotros en esta ocasión, y con el mal tiempo de compañero, optamos la visita guiada (3 euros) que es de unos 3 km más o menos, pasando por la Cuevona y la Encantada, dónde no nos pudimos acercar demasiado debido a los riesgos de desprendimiento por las lluvias.

Las Medulas

Es una maravilla el paseo, escuchar las explicaciones detalladas acerca de la Historia del lugar, dejarse llevar por los detalles del paraje y pasear entre los picos rojizos que se intercalan con el verdor de la vegetación emergente.

Mirador del Orellan

Pero un paisaje como éste merece poder ser disfrutado no solo desde dentro, sino también desde algún lugar que nos ofrezca una panorámica de esas que a todos nos gustan. Existen varios miradores, nosotros, en este caso, optamos por ir al Mirador de Orellán, al cuál se accede en coche desde el pueblo de Orellán desde donde encontraréis las indicaciones (Ubicación del Mirador del Orellán). Se sube por una carretera estrecha, se estaciona el vehículo en una explanada acondicionada para ello y se inicia a pie una subidita de medio kilómetro por la pista. 

Mirador del Orellan

Lo hicimos después de la visita guiada y, a pesar de que la niebla nos amenazó, tuvo el detalle de moverse ligeramente unos minutos para descubrirnos unas atractivas Médulas desde arriba.

Las Medulas

Era increíble sentirte por encima de ellas, tantas veces vistas en fotos, tantas veces comentadas, y desde el Mirador de Orellán por fin quedan ante ti, reales y especiales. Un paisaje único en España del que poder disfrutar.

¿Tienes planes hoy?

Las Medulas


14 de octubre de 2013

Potes: abrazado por montañas

Tienes planes hoy
Viajar a Cantabria es una cosa que siempre nos apetece, nunca nos parece que “fuimos hace poco”, o “lo conocemos bastante”, “o quizá no haga bueno”, cualquier temporada, cualquier momento, nos parece perfecto para hacerlo, y siempre le ponemos buena cara. 

Potes (Cantabria)

Hace ya unos meses que no traíamos al blog algún nuevo lugar de esta zona, y hoy lo vamos a hacer trasladándonos con nuestros recuerdos e imágenes a una de las localidades populares de la zona, un pueblecito cántabro lleno de encanto, Potes, capital de la comarca de Liébana.

Potes (Cantabria)

Potes tiene una excepcional localización, su enclave geográfico se convierte en uno de sus grandes aliados para resultar especialmente atractivo. Cercado por montañas, entre las que se encuentran los Picos de Europa y la sierra de Peña Labra, este pueblo queda abrigado por ellas. Esto genera un microclima algo más seco que el que se respira en el resto de la Comunidad de Cantabria.

Potes (Cantabria)

Derivado de su ubicación, el acceso al mismo se hace a través de carreteras que ofrecen maravillosas experiencias. Si os acercáis a visitarlo desde Santander, atravesaréis el conocido Desfiladero de la Hermida (el más largo de toda España) que discurre por una estrecha carretera en el que las paredes verticales de piedra y el río Deva serán vuestros compañeros. Os recomendamos, si no conocéis la zona, que este camino lo hagáis con luz del día, ya que tiene alguna curva pronunciada y poca visibilidad. La distancia que ocupa es de 21 km y, desde la zona costera de Cantabria, es el único acceso posible para entrar en la comarca de Liébana. 

Potes (Cantabria)

Esto nos recuerda que hace tan solo una semana, con eso de la llegada del otoño, hablábamos de la gastronomía de cuchara y del Cocido Maragato. Si entráis en esta comarca y sois amantes del cocido, aquí podréis disfrutar del Cocido Lebaniego. En Cantabria también es conocido el cocido montañés, cuyas protagonistas son las judías.

Potes (Cantabria)

Volviendo a los accesos al pueblo, como anécdota, os podemos contar que en nuestra primera visita al lugar, hace ya bastantes años, nos alojamos en el propio desfiladero, una ubicación privilegiada al despertar, bucólica, en medio de esa estrecha y vertical garganta, con el ruido del río, pero que por las noches se convertía en una estresante aventura. Para una noche es una maravilla, pero 5 noches demasiada adrenalina al volante para unas vacaciones.

Potes (Cantabria)

Si os acercarais a Potes desde Palencia, tendréis que atravesar un puerto, el de Piedrasluengas, y disfrutar de las vistas de la Montaña Palentina. Si lo hicierais desde León, en este caso, se trataría del puerto de San Glorio. Como veis lo de estar “rodeado de montañas” no es un recurso literario, sino una realidad tangible que comprobaréis desde dónde queráis acceder.

Potes (Cantabria)

Potes es uno de esos pueblos en los que no hace falta rebuscar para encontrar su encanto, su imagen en sí misma es digna de postal. Las calles empedradas, el entorno que lo rodea, el aire medieval. A priori, no se nos ocurre que alguien llegara allí y pensará.. “un pueblo más”. En Cantabria hay muchos pueblecitos con encanto, pero lugares como Liérganes, Bárcena Mayor, TudancaSantillana del Mar o Potes, entre otros, son de esos que destacan…

Potes (Cantabria)

El ayuntamiento de Potes preside la plaza, sito en la imponente Torre del Infantado del S. XV, que no pasa desapercibida para el recién llegado. Destaca en todo el conjunto de la localidad. En su interior se realizan exposiciones varias también. El Marqués de Santillana tuvo mucho que ver en esa construcción y, estando en sus manos el municipio, hizo de este lugar la capital de la comarca, como lo es hasta la fecha actual.

Del paseo por las callejuelas de Potes, se puede sacar una sensación de nobleza y señorío, las casonas se reparten por el municipio. También podréis encontraros puentes y rincones de gran belleza.

Potes (Cantabria)Potes (Cantabria)


Desde los años 80, este lugar es considerado Conjunto Histórico Artístico, y su casco antiguo Bien de Interés cultural. En torno a este segundo punto, comentaros que en la Guerra Civil, Potes fue víctima de un agresivo incendio que destruyó gran parte de su núcleo que posteriormente fue reconstruido.

Potes (Cantabria)

Si salís del municipio y continuáis su carretera llegaréis hasta Fuente Dé, donde se encuentra el teleférico, que abrirá las puertas al Parque Nacional de los Picos de Europa y os subirá (unos 750 metros) hasta el impresionante mirador de El Cable. Desde allí, se inician variadas rutas de senderismo. De momento, os dejamos una imagen como adelanto de esto y, más adelante, profundizaremos en este lugar.

Mirador de Fuente Dé

Hoy, nuestra atención se centra en Potes, este famoso pueblo cántabro que desborda encanto, está regado por su orujo, envuelto por montañas, enlazado por sus bonitos puentes (de dónde se dice que deriva el nombre de la localidad, Villa de los Puentes), y cuyos accesos rezuman belleza, carreteras que desafían la naturaleza, el Monasterio de Santo Toribio que también dejamos para otra entrada y un microclima suave que endulzara la visita ¿Apetece o no?

¿Tienes planes hoy?

Potes (Cantabria)


6 de octubre de 2013

De Cabo Vilan al Arenal de Trece: a orillas de la Costa da Morte (Costa de la Muerte)

Tienes planes hoy
Hoy nos entran ganas de no escribir y solo colgar las fotografías que tenemos de esta visita, porque cualquier cosa que os pudiéramos contar no va a igualar lo que os podemos enseñar y, por supuesto, lo que os vamos a enseñar no superará a lo que veréis si os hacéis el siguiente itinerario.

Cabo Vilán

Para ello hay que viajar a Galicia, a la provincia de La Coruña (A Coruña), en la Costa de la Muerte, o Costa da Morte. Al punto que nos dirigimos se llega desde una carretera que sale del puerto de Camariñas, a unos 5 kilómetros dirección Cabo Vilán. Allí se encuentra el primer faro eléctrico de toda España y será el punto de inicio desde donde comenzaremos una bonita ruta por el litoral que lo rodea.

Cabo Vilán

Esta es una visita de esas que uno marcaría como “imprescindible” si vais a viajar a Galicia y os pilla a mano. No exige que sea verano y os mostrará imágenes maravillosas.

Los faros tienen un magnetismo especial. Están rodeados mayoritariamente por el mar abierto, asalvajado, y vertiginosos acantilados. Además, los caminos que conducen hacia ellos, generalmente, están poco o nada asfaltados imprimiéndose el lugar de un carácter silvestre… Todo esto contribuye a darle al entorno ese toque mágico.

Cabo Vilán

En Galicia existen varios cabos populares, cada uno lleno de encanto por diferentes motivos. El más conocido Finisterre, Estaca de Bares, Touriñan, y el Cabo Vilán que hoy será nuestro protagonista.

Faro Cabo VilanComo os comentábamos al inicio, en este cabo se encuentra el primer faro eléctrico de toda España, data del s.XIX (1896). Pero antes de esta fecha ya existía allí un faro que funcionaba a vapor y mostraba algunos problemas técnicos de iluminación, dejando algunas zonas sombrías, algo que quedó totalmente subsanado con el cambio.

Cuando lleguéis al Cabo Vilán encontrareis un pequeño aparcamiento para estacionar el vehículo. Nosotros viajamos en verano, aunque las fotos den una sensación más otoñal, y a pesar de ser temporada alta encontramos aparcamiento sin demasiada dificultad, aunque era un goteo incesante de visitas. Desde allí, podréis disfrutar de unas imágenes impresionantes. Está considerado Monumento Natural.

En el interior del edificio, hay una pequeña exposición acerca de los faros e información concreta sobre el que preside el Cabo Vilán. Aunque el espectáculo allí está en perder la vista en los paisajes que os regala este lugar, que son el verdadero tesoro.

Se dice que en esa zona el mar es más salvaje que en ninguna otra del país y las olas alcanzan más de 15 metros cuando la atmósfera se torna tormentosa.

Una vez disfrutado del faro, os proponemos una ruta en coche para deleitaros de un perfil costero impresionante. En algunos puntos, esta experiencia nos trajo recuerdos de nuestro viaje a Escocia y, en otros momentos, nos preguntábamos cuánto admiramos entornos naturales extranjeros y cuántos entornos naturales nacionales desconocemos que no tienen nada que envidiar.

Playas Cabo Vilan Costa da Morte

Dicha la reflexión, ahora sí, si os apetece completar la visita con esta ruta por el litoral, sus playas vírgenes y el Cementerio de los Ingleses tenéis que estar dispuestos a llevar vuestro vehículo por un camino de cabras durante varios kilómetros a una velocidad no superior a los 30-40 km por hora. No os preocupéis por la visibilidad que es plena, no se circula al borde del abismo, ni implica ningún peligro, simplemente, es un camino en un entorno totalmente virgen, con un firme muy irregular y la situación exige ese tipo de conducción. Ideal para pararse, disfrutar y alucinar.

Costa da Morte

Una vez salgáis del aparcamiento, solo hay una dirección que se puede seguir, que si preguntáis en el faro, donde hay un punto de información, os indicaran mejor de cómo lo vamos a hacer nosotros ahora mismo. Básicamente, consiste en deshacer vuestros propios pasos hasta el lugar donde hay una bifurcación y donde veréis la indicación que lleva al camino que os proponemos para disfrutar de un paraje que nos dejó maravillados y que os permitirá llegar a Camelle, un pueblecito marinero donde se ubica el Museo del Alemán, que quizá os suene. Y es que allí vivía un alemán de forma ermitaña. Cuando ocurrió la tragedia del Prestige, esta zona que os vamos a enseñar quedó afectadísima por el desastre natural y dicen que él murió de pena. En esta localidad, por lo visto, hay un pequeño museo en su honor. Nosotros no llegamos hasta allí y, por tanto, lo desconocemos, nos entregamos tanto a lo que nos fuimos encontrando en el camino que hicimos una retirada antes de llegar…

Playas cabo Vilan Costa da Morte

En Galicia es habitual acercarse a los cabos para ver los mágicos atardeceres, en este caso, nosotros optamos por hacer este recorrido hacia las 5 de la tarde del y podemos dar fe que sin atardecer sigue siendo impresionante.

A pesar de lo traicionero que es el mar en este lugar, dicen que el nombre de la Costa de la Muerte, más que por su peligrosidad, podría venir de los tiempos romanos, por ser el lugar donde cada tarde moría el sol, en el fin de la tierra (Finisterre). Pero todo esto son cosas que nos han contado y hemos leído sin poder contrastar con una fuente fidedigna.

Costa da Morte

Nos comentó la chica de información turística (que hay en el faro), que la ruta que os proponemos tenía una duración en torno a una hora y media, dos horas. En nuestro caso duró un poco más, por “despistados”…

Una vez cojáis el camino sin asfaltar comenzareis a encontraros las primeras playas… Pedrosa, Balea y la playa Reira, por ejemplo, una tras otra consecutivamente irán apareciendo, formando un ondulado litoral con el mar de movimiento incesante. Solitarias en pleno verano, vírgenes. Son playas que engatusan y, más que un baño, catalogado de muy peligroso en la zona, te incitan a perderte fijando la vista en ellas. En esos momentos, te llenas de la belleza de un litoral que parece escondido y de la que nosotros no habíamos oído hablar hasta esa fecha, dejándonos boquiabiertos.

Cementerio de los ingleses Costa da Morte

Luego aparecerá el Cementerio de los Ingleses, del que iréis encontrando alguna señalización y que a nosotros nos complicó bastante la existencia. Sí, está indicado, hay un cartel como con un tejadillo que abre un camino de tablones de madera que dirige hasta él.

Cementerio de los ingleses Costa da Morte

 Si venís desde el faro quedará a vuestra izquierda, está en el margen del mar. Además, es el punto donde suele haber más vehículos aparcados. A pesar de todo esto, aunque parezca increíble nosotros lo pasamos de largo. Tenemos esa capacidad innata de perdernos en cualquier lugar, de hecho cuánto más sencillo sea, mayor es la probabilidad de que ocurra.

Cementerio de los ingleses Costa da MorteCementerio de los ingleses Costa da Morte


Surge, el Cementerio de los Ingleses,  a consecuencia del naufragio en la zona de un barco británico que viajaba a finales del s. XIX hacia Sierra Leona. La bravura de las aguas llevó al barco a golpearse contra Punta Boi. Viajaban 175 tripulantes, solo sobrevivieron 3. EL resto, durante varios días consecutivos fueron llegando a la orilla arrastrados por el mar y fueron enterrados en este pequeño cementerio. Un monolito, además, pegando al recinto rinde homenaje a todas las víctimas caídas por la fuerza de un mar envalentonado en esta Costa da Morte.

Arenal de Trece en Costa da Morte

El Cementerio de los Ingleses se encuentra en la zona de Trece (do Trece). La playa que podéis ver a continuación es la playa con el mismo nombre, espectacular, de arena blanca y difícil acceso. Formando parte de esta área, se divisa el Monte Branco con una duna remontante, algo de lo que no habíamos oído hablar nunca. Su ladera está formada por arena que el viento se encarga de ir depositando allí en la parte superior. En la imagen superior podéis observarla, es la ladera alta de tono blanquecino.

Costa da Morte
Luego, la pista continua, damos fé que continúa, porque nos hicimos unos cuantos kilómetros de más en busca del cementerio cuando ya lo habíamos pasado. Hay un punto en el que sale una bifurcación de la pista, en función de vuestro siguiente destino ahí podéis elegir qué camino tomar, está señalizado.

Nosotros, desde ahí, buscamos el camino más adecuado para dirigirnos a Carnota, que era nuestro campamento base para los días que estuvimos visitando la Costa da Morte. Así que, para nosotros, esta ruta cubre desde Cabo Vilán hasta el Arenal de Trece.

Como veis, esta no es una excursión de pueblos ni ciudades. Es una ruta que se puede hacer a pie desde el puerto de Camariñas (larga), en bicicleta o vehículo (que es la nuestra) a pesar de que la pista no esté asfaltada. Es un paseo para dejarse enamorar, en el que detenerte a contemplar un paisaje espectacular, dónde el mar es el principal protagonista. La famosa Costa da Morte (Costa de la Muerte) no deja indiferente.

Hace unas semanas os hablábamos de las Islas Cies, y su playa de Rodas. Hoy traemos esta parte de la Costa da Morte, que permanece virgen, con un viento insaciable y un paisaje que, de verdad, te deja sin palabras…

¿Tienes planes hoy?

Costa da Morte


Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism y modificado y adaptado por ¿Tienes planes hoy?| Distributed By Gooyaabi Templates

¿Tienes planes hoy? Tiene todos los Derechos de Autor de Contenido Reservados (imágenes y texto)