21 de noviembre de 2013

El Hayedo Encantado: por la Senda de los Montañeros en Urbasa

Tienes planes hoy
Vamos, vamos, vamos que se nos escapa el otoño de las manos. De una forma increíble, hemos pasado, de estar con temperaturas primaverales, a ver las primeras nevadas otoñales. Disfrutábamos de ellas el pasado fin de semana en Rascafría, y el paisaje era muchísimo más invernal que otoñal. Pero, a pesar de todo, aún quedan rastros del otoño, que como caiga alguna nevada y sople un poco el viento nos robará las últimas hojas multicolor. 

Hayedo Encantado Urbasa

Este año aún no habíamos acercado al blog un paisaje típico de la temporada y, si nos descuidamos un poco, no llegamos a tiempo. Ya empieza a ser un clásico de estas fechas los hayedos: Hayedo de Montejo, Hayedo de Tejera Negra y, aunque nosotros no fuimos en otoño, sino en verano, la Selva de Irati tiene que estar espectacular. Hoy traemos uno nuevo que es mágico, como su propio nombre indica, El Hayedo Encantado (o Bosque Encantado).

Hayedo Encantado Urbasa

Para visitarlo tenemos que viajar a Navarra, a la Sierra de Urbasa, a pocos kilómetros de Estella, una maravilla de lugar con muchos otros atractivos a parte de éste. Para llegar al hayedo, en nuestro caso, nos planteamos hacerlo siguiendo la llamada Senda de los Montañeros, que no es nada larga en distancia pero sí tiene algo de desnivel.

Hayedo Encantado Urbasa Hayedo Encantado Urbasa

























Nuestro fuerte no es ni la orientación, ni las indicaciones. Como ya hemos comentado en otras rutas, tenemos cierta tendencia al “despiste”. Habíamos leído que esta ruta no estaba muy bien señalizada y llevábamos bastante desconfianza en no perdernos.

Hayedo Encantado Urbasa

Para adentraros en este “fantástico” bosque debéis seguir estas indicaciones dónde se ubica la caseta del Centro de visitantes (coordenadas gps de la caseta).

En la caseta de información, que por cierto un domingo de otoño se encontraba cerrada a las 10 y algo de la mañana, encontraréis un aparcamiento. Se puede estacionar ahí el vehículo, pero si vais a seguir esta senda que os comentamos, casi que os recomendamos que continuéis la carretera y, en el siguiente aparcamiento no, en el otro (el tercero desde la caseta, siempre que esta os quede a la izquierda, si os queda a la derecha dos antes de llegar a ella) podéis estacionar. 

Hayedo Encantado Urbasa

Nosotros paramos en el mismo aparcamiento de la caseta, lo cual añade unos metros más a la ruta que en principio serían prescindibles. Si por alguna razón acabáis aparcando como nosotros, desde allí tenéis que caminar paralelos a la carretera (podéis ir por dentro) siguiendo las balizas (verde y blancas).

Hayedo Encantado Urbasa

Esta ruta que os proponemos se puede hacer circular, pasando por Bargagain, donde está la cruz de Urbasa a 1.153 metros de altitud. En nuestro, caso como comprobareis en las imágenes, la niebla nos dio momentos preciosos, pero también complicadillos, junto con una lluvia intensa en la última hora, así que la hicimos ida y vuelta por el mismo lugar. La distancia de ida es de 3,8km (un poco más si aparcais en la caseta). El desnivel acumulado son unos 210 metros, que se dan en un kilómetro y medio, más o menos. En total unos 7,6km. En cuanto a la duración, no nos gusta mucho delimitar el tiempo, depende de cada uno, del tiempo que le haga, de cómo se la tome, de si va con la cámara (por cierto, amantes de la fotografía, el trípode imprescindible) se puede alargar más o menos. Pero bueno, siendo generosos con el disfrute del lugar, se puede poner desde las 2 horas hasta las 4 horas (o lo que uno guste).


























El reportaje fotográfico de esta paseo por la naturaleza tiene una ausencia (entre tantas), y es la vista panorámica que se tiene desde el final de la misma (junto con la Cruz de Urbasa). Nosotros teníamos un mar de nubes que tapaba todo, el viento soplaba y durante escasos segundos intentamos sacar una imagen que fue efímera.

Hayedo Encantado Urbasa

Deciros que esta pequeña ruta nos ha encantado, era ese típico día en el que las previsiones meteorológicas no auguran buenas experiencias. Pero nosotros, antes de volvernos a nuestra ciudad, no quisimos acobardarnos. Y allí que nos fuimos.

Hayedo Encantado Urbasa

Todo empezó bastante bien, muy nublado, pero el paseo es espectacular, robles, hayas, formaciones calizas, el musgo creciendo por los troncos y las rocas con un verde tan intenso que no parecía real.

La primera parte de la ruta hasta cubrir más o menos el 50% del camino de ida es prácticamente llana, existen algunos ramales que salen y entran del camino y te permiten divisar formas de la naturaleza maravillosas.

Hayedo Encantado Urbasa

El suelo estaba todo cubierto de un manto rojizo que al pisarlo crujía suavemente al principio, y que a la vuelta era más una especie de barro y hojas un poco resbaladizo. Pasaréis por unas explanadas amplias, concretamente son dos, en la última hacia la izquierda comienza el ascenso y el bosque se vuelve más cerrado.

Hayedo Encantado Urbasa

En ese punto comenzó a llover un poco más y la niebla a colarse como lo haría un gato, zigzagueando entre los troncos, sutil, suave, hasta impregnar el ambiente de un halo misterioso que aún lo hacía más especial.

En la subida notareis un poquito falta de aliento, pero transcurre por una senda y, dado el paisaje que os rodea, no os importará.

Hayedo Encantado Urbasa

Al final de la senda hay una especie de puerta de las que se ponen para evitar el paso del ganado, traspasadla. Desde ese punto estaréis sumergidos en el corazón del Hayedo Encantado, que no hace otra cosa que sumar belleza a todo el recorrido. El musgo sigue queriendo ser protagonista enredándose en los recovecos de la naturaleza.

Hayedo Encantado Urbasa

A partir de ahí, el camino se estrecha y, en nuestro caso, la niebla era bastante intensa… Seguid hacia arriba hasta llegar al mirador, a 1.153 metros de altitud, donde os espera una vista que suponemos que sería espectacular, porque nosotros la vimos dos segundos… Aún así, todo mereció la pena.

Hayedo Encantado Urbasa

Desde allí, si quereis ver la cruz de Urbasa, tenéis que caminar hacia la izquierda unos metros, pero a nosotros ya solo nos quedaba volver, algo más rápido, porque a pesar de ir preparados para las previsiones que auguraban lluvia, cuando ésta se pone “farruca” te gana la batalla. Llegamos al coche mojados, con barro, pero totalmente renovados e impresionados… Debido a las condiciones meteorológicas, nos ha costado un poco sacar las fotografías, pero alguna conseguimos.

Hayedo Encantado Urbasa

Lo bueno que tiene esta ruta es que, así como el día anterior habíamos hecho el Nacedero del Urederra, en la misma sierra, y estaba llenísimo de gente, en el Hayedo te sentías un gnomo, estabas solo entre árboles enormes que parecían algunos coloreados y otros semidesnudos. De compañía, solo un silencio a veces roto por el ruido de la lluvia y de los pájaros cuando se atrevían a asomarse…


Definitivamente, el otoño tiene algo, tiene color, sonidos, paisajes que cambian su aspecto… tanto que, antes de que te des cuenta, ya no quedan hojas que mirar. Entonces vendrá otra época con nuevos paisaje, pero hay que aprovechar lo que nos queda de otoño para disfrutarlo. El Hayedo Encantado fue mágico para nosotros…

Si os gustan los paisajes otoñales en 5 lugares para disfrutar del otoño al aire libre, os descubrimos a parte de éste destino, cuatro más.

¿Tienes planes hoy?

Hayedo Encantado Urbasa



17 de noviembre de 2013

Cazorla: a los pies de la sierra que lleva su nombre

Tienes planes hoy
Lo sabemos, tenemos el sur de España un poquito abandonado en este blog. Y es que por la forma en la que tenemos que disponer de nuestras vacaciones nos resulta bastante complicado organizar un montón de viajes que nos apetecen por la zona. A ver si poquito a poco podemos ir diseñándonos algunos planes. Al menos, hace tan solo unas semanas, conseguimos organizarnos una mini escapada a las Sierra de Cazorla, en Jaén (Parque Natural de Sierras de Cazorla, las Villas y Segura).

Cazorla

Hacía muchísimo tiempo que teníamos en mente realizar este pequeño viaje, y por fin, lo hemos hecho. Tres días y dos noches que nos han servido para disfrutar de la naturaleza, animales por doquier, paisajes, fotografía, gastronomía, y quedarnos con ganas de volver.

Cazorla
Hoy vamos a hacer la primera parada en el pueblo más popular de la zona, que tiene una ubicación de excepción, es cabeza de la comarca da nombre a la sierra. Nos referimos, por supuesto, a Cazorla.

Lo primero que queremos destacar es que una vez pasas el Puerto de Despeñaperros (que actualmente ya lo único que tiene de puerto es el nombre tras su total reconversión) los campos de olivos enmoquetan el terreno y su aroma intenso lo llena todo. A pesar de llevar las ventanillas subidas, empezareis a notar ese peculiar olor, y si las bajáis podéis emborracharos del mismo.

A parte, hay que reconocer que el sol en Andalucía se proyecta de una forma diferente, es más anaranjado, como más dulce. Una sensación extraña en la que parece que colorea con más intensidad, pero no deslumbra.

Cuando llegas al pueblo de Cazorla, lo encuentras ahí, reposando sobre la ladera de la montaña, con sus fachadas blancas que se amontonan unas sobre otras ocupando, al menos para nosotros, más extensión de la que imaginábamos Los rayos de ese sol andaluz acarician todo el conjunto y la carretera cada vez te muestra la localidad más cerca.

Los pueblos andaluces tienen ese encanto que les hace destacar ya desde la distancia. Las fachadas inmaculadas de las que hablábamos imprimen de alegría el lugar. A parte, los balcones, las flores… es un carácter que se transmite desde la distancia. 

Cazorla

Preside el pueblo su castillo de la Yedra, envuelto de una popular leyenda que pervive al paso del tiempo y que ha dado lugar a una tradición en las Noches de San Juan. La leyenda viene a decir que en época de la Reconquista habitaba el Castillo un padre y una hija mora, a los que les trajeron noticias de que las tropas cristianas se acercaban a Cazorla para tomarla, tal y como habían hecho ya con otras localidades de la zona.
El rey, atemorizado, días antes de la noche de San Juan, que fue cuando se produjo el ataque, se dedica a vaciar el castillo, sacar enseres valiosos y demás. Él tiene la sensación de que será temporal y no podrán tomar Cazorla. Dentro del castillo había un cubículo escondido, en él deja alimento , agua y abrigo e insta a su hija a quedarse allí escondida hasta que él regrese, pensando que sería el lugar más seguro. 

CazorlaEl 24 de junio, el rey al salir del castillo, es matado, y con él su secreto. Los cristianos toman Cazorla ocupando las viviendas que habían quedado vacías tras la ofensiva, y la vida continúa. Pero nadie sabe de la princesa, a quién se le acaba el alimento y pasa días y días en ese húmedo, oscuro y pequeño recinto. Acaba el verano, entra el otoño, el frío la acompaña y va perdiendo la movilidad, hasta sentir un fuerte pinchazo, tocarse sus piernas y darse cuenta que sus piernas se han convertido en una especie de cuerpo de serpiente viscoso y escamoso, con el que solo puede reptar. Su voz se convierte en un silbido quejicoso y solo se escucha el ruido en castillo sin saber su procedencia. 

Dicen que llena de odio y culpando a los cristianos de su mal, los días 24 de junio sale para buscar a niños y devorarlos en forma de venganza, por lo que estos se acuestan antes de las 12 de la noche. 

Raro es el lugar que no tenga una leyenda curiosa en su haber.

Otro de los monumentos que llaman la atención cuando uno observa la panorámica de Cazorla son las ruinas de la Iglesia de Santa María. En éstas se encuentra la oficina de turismo, y allí por un precio de 2 euros, te cuentan la curiosa historia de este templo, siempre lleno de infortunios, y de paso te llevan a visitar unas bóvedas de agua. Desde luego es una de las cosas más curiosas de la localidad.

















El río Cerezuelo, afluente del Guadalquivir, discurre por la localidad de Cazorla. Para poder construir la Iglesia, de la que hoy quedan las ruinas que podéis observar, tuvieron que canalizar y abovedar la zona, porque el río pasa justo por debajo. Pero todo esto lo mejor es verlo en directo y escucharlo de los guías del lugar. Es una visita amena e interesante.

Cazorla

En las propias ruinas hay una torre con una escalera de caracol. Si subis, resulta un mirador excelente para obtener una visión panorámica de Cazorla desde otra perspectiva. Es muy muy recomendable.


























Por supuesto Cazorla son sus calles, estrechas, llenas de balcones por donde se dejan caer flores y verde. Y también es la sierra que lo protege. Y Cazorla, como ocurre en general en la provincia, son las tapas. Era una maravilla estar a finales de octubre cenando cada noche en sus terrazas, probando las diferentes tapas en un ambiente animado, alegre, cómodo, divertido. Gozando con las tapas populares mientras la noche ya fresquita te acompañaba.

Cazorla Cazorla



Cazorla nos acogió cada uno de los días cuando regresábamos cansados de las excursiones de las que os iremos hablando, pero como esto será poco a poco , os adelantamos que si estáis por la zona no debeis perderos, la Ruta por el río Borosa, la Cerrada de Utrero, la Cueva del Agua y, principalmente si viajais alguno con niños, el Parque Cinegético.

Encantados con esta pequeña y reciente excursión, simplemente comentar que Cazorla es un lugar excelente para alojarse si alguno os estáis planteando visitar la zona, es bonito, está animado, y tiene ese encanto del Sur que lo hace especial.

¿Tienes planes hoy?

Cazorla


Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism y modificado y adaptado por ¿Tienes planes hoy?| Distributed By Gooyaabi Templates

¿Tienes planes hoy? Tiene todos los Derechos de Autor de Contenido Reservados (imágenes y texto)