10 de abril de 2017

Semana Santa: me quedo en Madrid y ¿ahora qué?

Tienes planes hoy
Sí, no sabes cómo pero ha llegado la Semana Santa. Los telediarios venga a enseñar la ocupación en los destinos vacacionales más demandados, venga a poner que el tiempo acompaña, algo que es incompatible con una Semana Santa de verdad, la gente de bien lo sabemos. Las Semanas Santas auténticas siempre vienen con lluvias, tormentas, granizadas sorpresivas, ciclogénesis explosivas o tornados. Nosotros hasta que no estemos metidos en ella no nos fiamos de las predicciones y, si no cambian, podremos decir con voz lánguida, la mano sobre la frente y los ojos en blanco: “Las Semanas Santas ya no son lo que eran”. El caso es que no paran de enviarte mensajes por todos los lados de personas con sus maletas, caras de felicidad, aeropuertos, estaciones de tren y autobús, mar azul, terrazas, y tú, tú, te quedas en Madrid.

Planes Semana Santa Madrid

Claro, hay tres formas de quedarse aquí, con felicidad, con resignación o con frustración. Entendemos las tres y esta entrada vale para todas ellas. Porque sí, Madrid mola mucho y, de hecho, muchos de los que salen en la tele con sus maletas y cara de éxtasis vacacional, vendrán a la ciudad a disfrutar de sus vacaciones con un plan súper apetecible que incluye visitas turísticas, gastronómicas, musicales, terrazas, copas…(porque todo eso lo da la ciudad). Pero tú, que vives aquí, no vas a hacer maleta e igual te preguntas (con alegría, con resignación o con frustración) ¿Qué hago yo ahora?

Planes Semana Santa Madrid

No importa cómo te lo preguntes, porque hay un montón de planes que puedes hacer en esta Semana Santa para disfrutarla a tope sin tener que sacar las maletas del armario y adaptándola a la economía.

En la capital

Muchas veces la gente que viene a disfrutar de la ciudad en vacaciones acaba conociendo mejor muchos lugares que los que estamos aquí.

Lo primero, y centrándonos en el origen de este periodo vacacional, está vinculado a las procesiones. En Madrid también hay procesiones. Nosotros no somos especialmente beatos pero un año que nos quedamos aquí nos dedicamos a irnos cruzando con las procesiones de la ciudad para conocerlas y no nos arrepentimos.

A partir del 9 de abril, comienzan las procesiones. Hemos encontrado un artículo que detalla cada una de ellas con fechas, horarios e itinerario, os dejamos el enlace.

Procesiones Madrido Procesiones Madrid


De las detalladas, nosotros en su día asistimos a la tamborrada de la Plaza Mayor, a la de Jesús del Gran Poder, la de la Macarena y nos fuimos cruzando en el camino con alguna más. Ya os decimos que no estamos muy puestos en la materia pero fue una experiencia que nos gustó, sobre todo por conocer otra faceta de la ciudad y porque nos permitió de noche en la Catedral.

Por supuesto, no vamos a entrar en los edificios clásicos, que si vives aquí seguro que ya has barajado o conoces.

Palacio Real Madrid

La visita al Palacio Real o la Almudena, acercarse a alguno de los Museos como el Prado, el Reina Sofía, Museo Thyssen, Caixa Forum o, por ejemplo, la Casa Museo de Sorolla, con un jardín con mucho encanto que en estas fechas suele estar precioso.

Jardín Casa Museo Sorolla Madrid

Pero, a parte de los grandes museos, se celebran otras exposiciones como por ejemplo ésta de entrada libre en la Fundación Canal sobre la Barbie. 438 piezas y la historia detrás de la famosa muñeca. 

La visita a algunos de los parques de Madrid puede ser un buen plan bien para una bonita mañana de primavera, para una sobremesa después de una comida o una apacible tarde.

Palacio de Cristal Retiro Madrid

El Retiro ahora luce con mil colores y muchísima vida. Allí, el Palacio de Cristal, o un pequeño paseo en barca en el estanque, sacar tus patines, llevar a los niños, etc pueden ser un entretenimiento muy primaveral.

Estanque del Retiro Madrid

Y teniendo en cuenta la estación del año en la que nos encontramos, hay otros parques de Madrid menos conocidos pero con mucho encanto como el Parque del Capricho, la Quinta de la Fuente del Berro o la Quinta de los Molinos. Éste último ya no está con los almendros en flor pero al ser un agroparque otras especies estarán brotando. Especialmente bonitas de allí nos gustan las mimosas.

Parque del Capricho Madrid

Luego, acercarse al Parque del Oeste para disfrutar del atardecer en el Templo de Debod, es otro de los clásicos. O descubrir jardines escondidos como el del Negro de Anglona, en la Plaza de la Paja.

Templo de Debod Madrid

¿Eres carne de mercados o mercadillos? Pues como vives aquí y aquí te quedas, ya sabes que como cada domingo siempre te quedará el popular Rastro de Madrid. Que cuando estás en la ciudad se convierte casi más en una excusa para salir a darte una vuelta y tomarte unas cañas, vino o vermut, que para comprar. Un ambiente multitodo que nos gusta. Pero no es el único mercado que se puede disfrutar estos días.

Rastro de Madrid

Por ejemplo tenemos el Pop Up Chic, ya solo con el nombre llama algo la atención. Este mercado en la calle Serrano 2 tiene previsto un calendario hasta agosto de jueves a domingo. Decoración, moda, estilo vintage, productos exclusivos, zona chill out… y que estará abierto también del Jueves Santo al domingo.

¿Qué más se puede hacer? Por supuesto, comer. Y como la entrada está dedicada a la Semana Santa, nos centraremos en comer torrijas (es escribirlo y comenzar a salivar), Del potaje vamos a pasar, porque ante una torrija, para nosotros no hay color, la verdad, dejamos a otros el tema de los potajes. Sí, estamos en la tercera edición de la Ruta de la Torrija de Madrid.

Torrijas caseras MadridEs el comienzo de lo que será la futura operación bikini, un ritual que hay que cumplir es la torrija y, al menos para mi, la operación bikini también. Al menos, una torrija tendrá que caer en estos días, por algo a esta semana se la llama también Semana de Pasión ¿no?

En la ruta citada no aparece una de las torrijas que a nosotros nos encanta, si os acercáis por el Barrio de las Salesas, la pastelería centenaria de la Duquesita (calle Fernando VI, 2) tiene unas torrijas estupendas.

Fuera de la capital 

Vale, ya estás mucho por Madrid. Ya vas otros fines de semana al Rastro, a las exposiciones, a los parques y a tomarte tus cañas. Es Semana Santa el mundo se desplaza y tú te has quedado aquí, quieres cambiar la vista. Están muy bien los musicales, teatros, y cines pero puedes ir en otras fechas menos masificadas y más económicas, quieres hacer algo fuera sin pasar la noche.

De hecho, tienes la suerte de poder evitarte los atascos que otros van a vivir, porque gracias a pasar los días aquí, puedes plantearte hacer alguna excursión en los días centrales para evitar las tediosas caravanas que se forman cada año para salir, y a la vuelta para entrar ¡Estamos muy locos! O igual no tienes coche si quiera, pero hay lugares a los que se puede llegar en transporte público.

Madrid está rodeado de joyitas, la mayoría probablemente ya las conoces, pero son lugares tan bonitos y agradables a los que a uno, en cualquier momento, le puede apetecer volver.

Aranjuez y su palacio, con los jardines florecidos, en estas fechas es un destino muy apetecible.

Palacio de Aranjuez Madrid Jardines de Aranjuez Madrid












Alcalá de Henares, donde puedes pasarte horas entrando de bar en bar y tomando tapas mientras te sumerges en la Cuna de Cervantes y disfrutas de esta bonita ciudad monumental.

Alcalá de Henares Madrid

Segovia, alcazar, catedral, corderito asado… ¿hace falta que digamos más? De hecho, antes de ir a comer te puedes plantear una visita al Palacio de Riofrío y saludar a los gamos y ciervos que hay en sus terrenos, a parte de conocer la historia de este palacio no tan conocido.

Planes Segovia

Toledo. Si quieres ir a Toledo es el momento. Cuando superemos los 30 grados, pocos serán los valientes que se animen a pasear por sus empinadas y bonitas calles. Otra joya más.

Monasterio del Escorial

El Monasterio del Escorial (Comunidad de Madrid) o el Palacio de la Granja (provincia de Segovia) son otros dos edificios históricos en enclaves muy disfrutables en estas fechas. Aunque quizá, si te estás planteando el segundo de ellos nos esperaríamos al encendido de sus fuentes en unos meses para disfrutar de una experiencia más completa.

Palacio de la Granja

Chinchón, con esa plaza mayor única, en la que cuando asoman los primeros rayos de sol, las terrazas se ponen a rebosar y el tiempo parece detenerse.

Chinchón Madrid

Patones, el pueblecito escondido, al que si vas te recomendamos que madrugues, porque en temporadas altas puede masificarse y ser complicado el aparcamiento.

Patones Madrid

Estos lugares son típicamente conocidos. Pero igual, tampoco es lo que más te apetece, igual ya han ocupado parte de muchos de tus fines de semana, y por su popularidad piensas que pueden estar demasiado demandados.

¿Quieres naturaleza?

El deshielo es un hecho, es un buen momento para acercarse a lugares donde fluyan los ríos o haya saltos de agua. Como el tiempo acompaña, también es buen momento para ponerse la ropa apropiada y dejar que los rayos de sol y el aire de la sierra o alrededores te purifique un poco el espíritu.

¿Conoces la Ruta de las Caras? En su día hablamos de ella. Es un paseo muy sencillo y corto que si vas con niños seguro que les encantará, y si no los llevas, también a ti te sorprenderá. Se desarrolla al lado del Pantano de Buendía, en Cuenca. Te dejamos el enlace para que compruebes, que el nombre le va al pelo…

Ruta de las Caras Buendia Cuenca

Las Cascadas del Purgatorio en Rascafría también son una buena alternativa, lo normal es que ahora lleven bastante caudal y en su recorrido podréis pasar también por las Presillas (piscinas naturales). En su conjunto, si os acercáis a Rascafría tenéis varios lugares que pueden hacer de vuestro día un recuerdo muy agradable.

Cascadas del Purgatorio Rascafria Madrid

No sabemos cómo está actualmente la montaña, pero en estas fechas desde Cotos, podéis acercaros a la Laguna grande de Peñalara o, quizá, si no queréis subir la montaña, podéis pasear hasta la Poza de Sócrates.

Poza de Socrates Madrid

Y si os acercáis a Navacerrada, desde el Puerto, podéis subir a la Bola del Mundo, no es una ruta nada larga, y bajar a comer al pueblo de Navacerrada. Otro de los pueblos de Madrid que cuando asoma el sol, saca las sillas fuera y las terrazas son el mejor lugar para disfrutar de una agradable y relajada sobremesa.

Bola del Mundo Madrid

En el Puerto de Canencia, puedes ver correr otra cascada, en este caso la de Mojonavalle. Otro paseo cortito, accesible para todos los públicos y que te permitirá pasar el día al aire libre y liberar la mente.

Si os queréis adentrar en la provincia de Guadalajara, hay algunos destinos muy chulos también. Relacionados con excursiones y agua, se nos ocurren dos. Ambas en el entorno de la arquitectura negra, lo que permitirá disfrutar de los pueblos pintorescos de la zona y además ver naturaleza. La primera sale del pueblo de Roblelacasa, y es las Cascadas del Aljibe.

Cascadas del Aljibe Guadalajara

Y la otra, una cascada al alcance de cualquiera, a tan solo un paso de uno de los pueblos más populares de la zona, Valverde de los Arroyos. A unos 20 minutos de paseo desde el centro del pueblo se encuentra la Chorrera de Despeñalagua, que no siempre lleva agua, pero que probablemente ahora vaya bastante bien y es muy bonita.

Chorrera de Despeñalagua

¿Quieres ver molinos de viento tradicionales? A hora y media de Madrid, Consuegra te muestra todos sus molinos en una estampa “diferente” y, en el camino, si tienes curiosidad por conocer una Plaza Mayor muy particular, te recomendamos una paradita en Tembleque.

Molinos de viento de Consuegra Toledo

Te hemos dado alguna idea, la mayoría ya las hemos descrito anteriormente en el blog y os las hemos dejado enlazadas por si queréis ampliarlas.

Si a pesar de todo esto, eres de los que te quedas en Madrid algo frustrado o resignado, aún estás a tiempo de hacer una escapada corta. En su día, escribimos otra entrada en la que detallábamos ¿Cómo sobrevivir a la Semana Santa? y relatábamos diferentes escapadas que iban de 1 día sin noche, hasta 3 noches fuera de casa. Aún estás a tiempo de planificar algo.

Madrid desde Palacio de Cibeles

Y ahora ya estamos preparados para recibir la Semana Santa. Bienvenidos a todos los que habéis elegido Madrid como destino vacacional, es una ciudad increíble donde perderse. Os dejamos nuestros 24 imprescindibles por si queréis llevar algo preparado. Y a los que os quedáis ¡será por opciones para pasarlo bien!

¿Tienes planes hoy?

Estanque del Retiro Madrid


31 de marzo de 2017

15 días en Irlanda e Irlanda del Norte. Día 15: Dublín - Madrid

Tienes planes hoy
Disponemos de la mañana para pasear un poquito más por Dublín. Aunque no habíamos madrugado lo que esperábamos, lo cierto es que a las 9:50 estábamos dejando las maletas en la recepción del hotel para que nos las guardaran hasta que cogiéramos el autobús que nos llevaría al aeropuerto.

Calles Dublin Irlanda

El día anterior pasamos el día completo en Dublín descubriéndola a través del paseo, visitando la Guinness Storehouse, el Trinity College, viendo el exterior de sus catedrales, la iglesia de San Audoen y escuchando música en el Temple bar.

La consigna que tiene el hotel para dejar el equipaje es perturbadora. Somos los primeros en dejar unas maletas en el día y consiste en ponerlas en una esquina del recibidor, sin tarjetita identificativa ni nada. Nos miramos un poco incrédulos pero no tenemos un plan mejor, así que decidimos arriesgar. Si en 15 días no hemos perdido nada por el camino ¿Porque iba a pasar algo ahora? Ahí se quedan, solitarias…

Lo primero que hacemos es caminar en busca de la parada del autobús que lleva al aeropuerto para tenerla localizada cuando luego cojamos las maletas. Hay una parada a tan solo 10 minutos andando. La encontramos y comprobamos que, según horarios, el autobús pasa cada 15 minutos. Con esto claro ya podemos disfrutar de nuestras últimas horas en Dublín. Las calles por las que nos perdemos tienen un corte de estilo georgiano, son bonitas.

Ha salido un día espectacular. Diríamos que el más espectacular de los 15 días que llevamos allí. Eso no se hace. Que sí, que mejor bueno que malo, pero aquel día llegaríamos a alcanzar los 21 grados y un sol deslumbrante. Algo no visto anteriormente.

Merrion Square Dublin Irlanda

Llegamos al Parque Merrion Square, allí se encuentra una estatua de Oscar Wild, un habitante de excepción en la zona y en la historia de la emancipación de Irlanda. Este parque durante un tiempo fue una zona verde de carácter privado de los vecinos importantes que residían en las casas que lo rodeaban. Actualmente es un parque público.

Merrion Square Dublin Irlanda Oscar Wild Merrion Square Dublin Irlanda


En los alrededores del Parque se encuentran varias galerías, como el Museo de Historia Natural o la Galería Nacional.

Seguimos callejeando por nuevos lugares hasta volver a llegar a la zona del Trinity College, que como os comentamos, en 2016 se encuentra totalmente levantado por las obras. Desde allí, seguimos bajando hacia el río Liffey por O’Connors y continuamos paseando hasta llegar al Edificio de Aduanas (Custom House).

Edificio Aduanas Dublin Irlanda

La función recaudatoria de los impuestos derivados de la entrada de productos hace muchos años dejó de realizarla. Ahora alberga funciones públicas como sede de algunos Ministerios. Desde la distancia llama la atención por su corte neoclásico y el enorme tamaño del mismo. Tuvo que ser sometido a una cuidadosa e importante restauración tras haber sido víctima, en los años veinte, de un incendio de manos del Ejército Republicano Inglés que duró quince días.

Edificio Aduanas Dublin Irlanda Dublin Irlanda

























Volvemos hacia O’Connors por el margen del río en el que se encuentra la antigua Casa de Aduanas. Al llegar al cruce con la calle, en vez de girar hacia el Trinity lo hacemos al lado opuesto y entramos en una zona comercial que no conocíamos de Dublín.

Henry Street  Dublin Irlanda

Desde allí nos desviamos a Henry Street. Nos recuerda a la calle Preciados de Madrid, salvando las distancias. Una calle ancha peatonal y muy comercial.

Visitar Dublin Irlanda

Luego vamos acercándonos al hotel, volvemos por la zona del Temple Bar, pero callejeando por paralelas a Grafton Street. Esa zona nos parece muy curiosa, nos gusta bastante, entramos en un mercado. Vamos mejorando el sabor de boca sobre Dublín.

Viaje Dublin Irlanda Viajes Dublin Irlanda calles

























A las 12:30 estamos en Stephen's Green Park, aún tenemos algo de tiempo. El parque está llenísimo, es un día laborable y la hora de comer. Gente trajeada, padres o madres con niños, está todo repleto de personas tiradas en el césped, absorbiendo los codiciados rayos de sol. Podemos decir que… hace calor.

Mercado Dublin Irlanda Market

Decidimos pasar un rato allí y disfrutar de ese momento- No habíamos tenido uno similar en todo el viaje. Estuvimos, más o menos, hasta las 13:00 horas.

Mercado Dublin Irlanda Market

Nos dirigimos al hotel, a menos de cinco minutos, y cuando vamos a recoger nuestras maletas, hay como veinte más alrededor. Nadie nos pide nada, nos dicen que pasemos y cojamos la nuestra. Hoy en día, todavía pienso que es un milagro tener todas nuestras pertenencias con nosotros.

Stephen's Green Park Dublin Irlanda

El autobús tarda unos 10 minutos en venir. Nos cuesta 8,50 euros. Cogemos uno de los autobuses express que no tiene demasiadas paradas en el itinerario. Tarda en llegar unos 45 o 50 minutos a la Terminal 1 (unos 3 minutos menos a la Terminal 2). Y empieza la fiesta Ryanair.

El Check in se hace en máquinas directamente. Cuando pesamos la maleta, pesa 18 kilos. Tenemos contratado 15 kilos. Así que, allí mismo, nos tenemos que apartar de la fila y montar el chiringo. Maleta abierta, trolleys abiertas, un jersey para acá, el paraguas me lo quedo, la camiseta para allá. Las botas de montaña puestas (muy agradable para volver al verano madrileño). Volvemos a hacer la fila, a pesar. 15,6 kilos, nos lo admite como bueno aunque nos hayamos pasado ¿Qué han hecho con Ryanair? Nos lo han cambiado… Encantados de la vida, nos deshacemos del maletón y con las trolleys decidimos pasar al área de embarque y comer allí. Al alejarnos, una azafata de Ryanair nos ofrece… A ver, de lo que nos ofrece tenemos dos versiones. Según el que no escribe nos ofrece pesar las trolleys gratis para asegurar que van bien (lo siento, pero a eso no le veo sentido), Yo entiendo que nos ofrece facturar una de las trolleys de forma gratuita por ir el vuelo muy lleno. Yo habría aceptado porque, total, teniendo que esperar una maleta, espero dos y nos quitamos un bulto. Pero como el que no escribe ha entendido otra cosa, ni pesamos, ni facturamos, es nuestro “scattergories” y nos lo llevamos. Hala, con las dos trolleys.

Puente Dublin Irlanda

Está claro que estamos ya fuera del entorno vacacional, nos perdemos en el propio aeropuerto de Dublín y eso que es pequeño. Pues no hay manera de encontrar el camino de entrada a la zona de las puertas de embarque.

Con la tontería eran las 15:25, el avión salía a las 16:30 y estábamos sin comer. Tiramos de cadena de comida rápida. No da tiempo a más… y a la hora oportuna estamos listos para embarcar.

Por las ventanas sigue brillando el sol, ese sol que antes de ir a Irlanda nos tenía fritos en Madrid, al que maldecíamos, y que en Irlanda hemos añorado tantísimo.

Y volvemos a casa.

RIo Dublin Irlanda

Nuestra experiencia por Irlanda e Irlanda del Norte no fue precisamente un camino de rosas. Estamos seguros que debajo de esa nube que lo cubre hay un país precioso. Hemos podido comprobarlo en algunos de sus lugares que nos han encantado.

Guinness Pub Irlanda Irlanda queda a la cabeza, de momento, como las mejores experiencias al acabar cada día con sus pubs cálidos y acogedores, con la gente amable, sonriente y solícita. Con su música, porque Irlanda es música. Tiene algunos paisajes sorprendentes y hemos aprendido a disfrutar aunque las condiciones hayan sido adversas.

Irlanda tiene zonas salvajes azotadas por ese viento incansable (bueno, a nosotros no nos cansaba, nos agotaba) y zonas que parecen casi despobladas. Como valoración general nos encanta haber estado allí y haberlo vivido, pero quizá por las condiciones meteorológicas no ha sido un destino que se haya quedado grabado en nuestro corazón. 

Nosotros contamos nuestros viajes tal y como suceden, no vendemos destinos ni viajes idílicos, si nos apasionan lo contamos y si las cosas no salen perfectas también. Lo que sí que os podemos asegurar es que, con todo, nos divertimos mucho y ahora se ha convertido en el principal viaje en el que, al recordarlo, nos dan muchas ganas de reír y sonreír. Y los que más se ríen, son las personas que nos rodean y fueron recibiendo día a día la crónica del viaje y las fotos de la jornada. 

Esperamos que el diario os pueda servir de ayuda, nosotros hemos disfrutado mucho haciéndolo. Hay mil rincones en Irlanda por conocer. Si próximamente viajáis al bipolar País de la Fantasía/Mordor, que “el clima os acompañe” ;-)  ¡Y disfrutad!

¿Tienes planes hoy?

Connemara Irlanda



29 de marzo de 2017

15 días en Irlanda e Irlanda del Norte. Día 14: Dublín

Tienes planes hoy
Notamos el vibrar de la cama, un tranvía tempranero ayuda a que nos despertemos cuando estábamos ya a puntito de hacerlo.

Dublin Temple Bar noche

Estamos en Dublín y el día al completo lo vamos a dedicar a visitar la ciudad, el día anterior solo fue un aperitivo. Al mirar por la ventana, ver, ver, no se ve nada. Estamos en los sótanos del hotel, se ve el suelo (no da directamente a la acera) y está mojado. Llueve ¡Qué raro!

Solo ha durado el sol un día. No se puede una dejar ilusionar. Las fotos de esta entrada alternaran imágenes soleadas del día anterior y las lluviosas de éste, para mostrar las dos caras de la ciudad. Y la entrada del día siguiente os mostrará otra cara de un Dublin lleno de color.

Dublin Irlanda

En el desayuno comenzamos con el yogurt con cereales y acabamos con las tostadas y el croissant. El desayuno continental de los campeones.

Amanecer por la mañana con un calzado que no sean las botas de montaña nos hace hasta ilusión. Aunque viendo como llueve…

Trinity College Dublin Irlanda

Primera parada, el Trinity College. Entrar al recinto es gratuito, es la entrada a la Biblioteca, en la que se encuentra el Libro de Kells, la que requiere pago. Cuesta 11 euros. Por 13 euros puedes tener derecho a la entrada a la Biblioteca y a disponer de un guía para que te vaya contando parte de la Historia del College. Nosotros optamos por la de 13 euros, la guía es en inglés, pero tenemos fe.

Trinity College Dublin Irlanda

En la puerta pone los horarios de las visitas guiadas y a nosotros no nos tocó esperar casi nada. Lo que no sabíamos era cómo íbamos a acabar esa visita. La guía, una estudiante del College, empieza a contarnos “cosas”. Y sí, digo “cosas” porque no podemos especificar con claridad qué cosas. Mientras recorríamos el campus caminando, ella hablaba y todos íbamos detrás con nuestros paraguas abiertos y las gotas golpeándolos, con lo que la acústica era malísima y todavía hacía más difícil la comprensión de la historia. Sí, ponemos excusas...

Trinity College Dublin Irlanda

Habló muchísimo. Era increíble, la historia del College debía ser totalmente apasionante, magnífica y divertida porque el resto de público de la visita se partían y “mondaban” (palabra muy de los 80) de la risa con sus historietas. Lo que no sabían ellos es que “quién ríe el último ríe mejor”.

Trinity College Dublin Irlanda

En una de la parte de la explicación, cuando habíamos pasado los 45 minutos de visita y nuestro cerebro ya estaba calcinado del esfuerzo de seguir la evolución del College desde que se produjo el Big Bang a nuestros días, el que no escribe me mira, veo sus pupilas chispeantes en las que parece estar fraguándose algo.. y me dice ¿hacemos un Moonwalker? Y se pone a dar los pasitos hacia atrás, como si Michael Jackson le poseyera, y a la vez se va agachando, como si desapareciera tragado por arenas movedizas mientras no podía contener la risa y él tampoco...

Trinity College Dublin Irlanda

Y esta fue la forma en la que huimos de aquella situación, con un Moonwalker, sin querer mirar atrás mientras se nos saltaban las lágrimas de la risa. Y lo hicimos camino de la Biblioteca. 

Pero bueno, antes deberíamos contaros algo de lo que nos contaron a nosotros sobre el Trinity College, pero con lo que os hemos relatado … ¿Os fiáis de nuestra información? Es por ello que os dejamos a vosotros mismos que os ilustréis sobre la trayectoria de la más prestigiosa universidad de Irlanda.

Biblioteca Trinity College Dublin Irlanda

La Vieja Biblioteca del Trinity College es una maravilla. Algo tienen las bibliotecas que atrapan. Un aroma diferente y esos libros de cantos gigantes, los estantes de madera oscura. Nos pareció muy bonita. El mayor tesoro está en tener el Libro de Kells, que desde hace unos años, además, está prohibido que salga de las cuatro paredes de la Biblioteca, dado que sufrió un gran deterioro en el último préstamo que se realizó.

Biblioteca Trinity College Dublin Irlanda

El libro de Kells es uno de los pocos manuscritos que han sobrevivido de la Edad Media, considerándose un tesoro del arte medieval religioso. Kells es un pueblo de Irlanda, lugar en el que se escribió. Es una pieza de cristianismo celta que contiene los cuatro evangelios. Sus ilustraciones y acabados son impresionantes. Ésta es la única pieza que no dejan fotografiar en la visita a la Biblioteca Vieja del Trinity College. Nos gustó mucho.

Biblioteca Trinity College Dublin Irlanda

Salimos a la lluvia de nuevo y continuamos callejeando, os vamos a ir comentando lugares que vimos aunque no sigamos un orden exacto, ya que cuando estas turisteando por una ciudad se dan muchas vueltas sin un sentido claro.

Pasamos de nuevo por el Temple Bar, en ese momento, muchísimo más tranquilo.

Barrio Temple Bar Dublin Irlanda

A principios del s.XVII William Temple compró los terrenos donde hoy en día se encuentra este barrio. En el s.XVIII se estableció en este área la Casa de Aduanas, lo cual fue atrayendo a esta zona muchos más habitantes y favoreció la creación de locales de restauración y ocio.

Temple Bar Dublin Irlanda

El Temple Bar es un barrio adoquinado lleno de callejuelas en las que se entremezclan, pubs, restaurantes y pequeño comercio. Un lugar en el que se escucha música y dónde la vida nocturna fluye con energía.

Calles Temple Bar Dublin Irlanda Calles Temple Bar Dublin Irlanda


Durante el día nos acercamos a las inmediaciones del castillo de Dublín. Seguía lloviendo sin parar.

Castillo Dublín Irlanda

El castillo de Dublín desde los exteriores no tiene el típico aspecto de fortaleza, y es que en el s.XVII sufrió un incendio que obligó a su reconstrucción. Se puede visitar el interior, aunque nosotros nos limitamos a ver los exteriores del mismo.

Castillo Dublin Irlanda

Pasamos Christ Church, la Catedral de la Santísima Trinidad. A pesar de lo que nos gustan las catedrales, lo que más nos apetece es pasear por Dublín, así que nos entretenemos en sus exteriores.

Catedral Christ Church Dublin Irlanda

Dublín tiene dos catedrales, ésta y la de San Patrick. Christ Church es la más antigua de las dos y posee la cripta más grande de toda Gran Bretaña e Irlanda. El precio de la entrada es de 6,50 Euros. Sus orígenes datan del s.XI, aunque fue sufriendo diferentes ampliaciones.

Catedral Christ Church Dublin Irlanda

Seguimos por Dublín, vamos en busca de la prisión cárcel de Kilmainham, Kilmainham Gaol, que está a unos 40 minutos. Y con esa idea de que Dublín es pequeño, decidimos hacerlo andando, pero las distancias se comen el tiempo.

Calles Dublin Irlanda puertas

La cárcel se inauguró en el s.XVIII. Es un edificio que guarda gran parte de la historia de Irlanda y que se recorre a través de una visita guiada en inglés. Pero miramos la hora, vemos que nos vamos alejando del centro, que es la hora de comer y no encontramos dónde, y decidimos volver a la zona central para tomar algo porque se nos ha pasado el tiempo.

Calles Dublin Irlanda

Deciros que para esa tarde teníamos ya sacadas las entradas para visitar la Fábrica de la Cerveza Guinness (Guinness Storehouse). Lo hicimos por internet porque salía más económico y la hora de entrada que escogimos eran las 17:30. El precio varía en función de la hora. Cuando sacas las entradas te envían un número de referencia al correo y con ese número se imprimen las entradas en las máquinas que hay en la entrada del local.

Así que, visto que por la tarde teníamos cita y que a la cárcel no nos iba dar tiempo a llegar y visitarla, volvemos a comer al Temple Bar. La “fast food” se apodera de nuestra comida y ponemos rumbo hacia la Catedral de St Patrick.

Es decir, volver a andar lo desandado anteriormente. Camino de la catedral de St Patrick y, buscando un baño con urgencia para el que no escribe, nos encontramos la Iglesia de San Audoen, de las más antiguas de Irlanda (s.XII-XIII). Entramos en su interior. Hay una parte que es una especie de exposición y luego tienes acceso a una parte de la iglesia y parte de ruinas de la misma.

Iglesia de San Audoen Dublin Irlanda

Es muy pequeña y le dedicamos un ratito antes de continuar camino de St Patrick. 

Llegamos a la Catedral de St Patrick. La catedral más grande de Irlanda. Se eligió su ubicación porque teóricamente existía un pozo donde el patrón de Irlanda, San Patricio, bautizaba a los conversos.

Catedral St Patrick Dublin Irlanda

La iglesia está rodeada de unos jardines en los que decidimos tomarnos un respiro. Nos sentamos un rato allí para retomar fuerzas. Hay algunos que directamente se tumban a descansar. Que nosotros tendremos fama de siesta pero sales de España y ves que el que puede aprovecha el momentito.

Catedral St Patrick Dublin Irlanda

Sentados en aquel parque con la Catedral de San Patricio frente a nosotros, y tocando la última tarde que estaríamos en Dublín, ya que al día siguiente en esas horas estaríamos en el aeropuerto, valoramos un poco el viaje por Irlanda y nuestras primeras impresiones sobre Dublín. Una ciudad que nos está dejando con un sabor un poco agridulce. No le acabamos de encontrar el encanto.

Dublin Irlanda

Al mirar el reloj es la hora de ir a la Guinness Storehouse. Para llegar seguimos las indicaciones del Maps que nos mete por algunas callejuelas que no nos dan especial seguridad. No es que veamos nada claro como para desconfiar, pero hay algo que hace de esa zona poco confiable. Todo sensaciones, ningún hecho objetivo. Pero nos pasa a los dos.

Guinness Storehouse Dublin Irlanda

En la Guinness Storehouse cogemos una audioguía para cada uno (1 euro) y comenzamos la visita. Tienes una hora de entrada pero no vas en grupo, una vez que entras, cada uno va a su aire.

Visita Guinness Storehouse Dublin Irlanda

La visita es a una fábrica museo. No tiene nada que ver a las experiencias que hemos vivido cuando hemos visitado una destilería de whiskey (Escocia) o una Bodega de Vino (La Rioja), por ejemplo. Aunque vas pasando por las diferentes fases, está montado de una forma más tipo “educativo” que por una experiencia real. Esto solo es una apreciación descriptiva. Personalmente nos gustan más las experiencias de la destilería y bodega que ésta de Guinness, pero entrar en la Storehouse también nos encantó.

Interior Guinness Storehouse Dublin Irlanda

Son varias plantas.  Te dan muchísima información. Bajo nuestro criterio, la audioguía en esta actividad sí es interesante, dado que además, se utiliza vocabulario específico de la materia.

Visitar Guinness Storehouse Dublin Irlanda

Con el precio de la entrada (en nuestro caso ascendió a 16 euros persona), cuando acabes la visita puedes subir a la planta de arriba para degustar una Guinness.

Visita Guinness Storehouse Irlanda Dublin

En verano dejan de servirlas a las 19:00 horas. El atractivo que tiene, además, es que desde arriba se tiene unas vistas de 360 grados sobre Dublín. No son unas vistas que nos enamoren, pero no dejan de ser unas buenas vistas sobre la ciudad.

Mirador Guinness Storehouse Dublin Irlanda

En su conjunto nos gustó la experiencia y la disfrutamos. Además, en su interior permiten hacer fotografías, así que, para dos enfermos como nosotros, eso ya es un punto a favor.

Vistas Guinness Storehouse Dublin Irlanda

Salimos hacia las 19:30h. Decidimos evitar el callejeo por el que habíamos llegado y cogemos las dos calles principales. Vamos hacia el Temple Bar, otra vez. Nos apetece sentarnos y disfrutar de Dublín. Que hasta ese momento es lo que más nos ha gustado de la ciudad, el buen ambiente que hay.

Temple bar noche Dublin Irlanda

Nos sentamos un rato en unos escalones que hay en la zona más céntrica del Temple Bar y volvemos a hacer un poco balance del día y de la ciudad. Frente a nosotros hay un pub dónde está tocando y cantando un grupo que nos gusta. Así que amenizan nuestra parada con la música que sale por la puerta abierta, donde se asoma todo aquel que pasa al lado.

Temple Bar noche Dublin Irlanda Temple Bar noche Dublin Irlanda


No sabíamos qué cenar. Llevábamos tomando ensaladas, estofados y demás varios días. ¿No os pasa a vosotros que cuándo lleváis más de 10 días fuera de casa haciendo todas las comidas fuera, no sabes qué tomar? Y mira que nos gusta comer.

Dejamos que la hora se caiga encima mientras seguimos disfrutando del discurrir de la vida en Dublin y acabamos tarde en un Friday’s. Nada reseñable que destacar, es un Friday’s. 

Nuestro último paseo nocturno nos regala la canción de Galway Girl una vez más, está a tope la zona.

Musica directo Temple Bar Dublin Irlanda

Con un paseo, vamos volviendo al hotel muy cansados. Al llegar teníamos que empaquetar todo el equipaje, al día siguiente volvíamos a casa, pero aún nos quedaba pasear un poco más Dublín, teníamos toda la mañana para disfrutarlo y además nos mostraría su cara más soleada y colorida.

¿Tienes planes hoy?

Puente O'Connell Dublin Irlanda


Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism y modificado y adaptado por ¿Tienes planes hoy?| Distributed By Gooyaabi Templates

¿Tienes planes hoy? Tiene todos los Derechos de Autor de Contenido Reservados (imágenes y texto)