30 de octubre de 2017

Alsacia, 5 días en Navidad. Día 5: Obernai - Barr - Mittelbergheim - Riquewihr

Tienes planes hoy
El quinto día de nuestra estancia en Alsacia era un miércoles laborable, justo el previo al comienzo del puente de diciembre. El día anterior habíamos estado en Estrasburgo, una ciudad que nos pareció encantadora en estas fechas. 

Aquel día era nuestro último día efectivo en Alsacia. Nuestro avión salía al día siguiente a las 10 de la mañana más o menos. Así que nuestras últimas experiencias turísticas iban a ser las de aquel día. Eso sí, lo aprovechamos a tope.

Alsacia Riquewihr noche

En este día fuimos a recorrer algunos pueblos menos populares pero con mucho encanto y, también, a volver a Riquewihr. En nuestro segundo día en Alsacia lo visitamos con su mercado de Navidad y en fin de semana. La experiencia de aquel miércoles nos regalaría un pueblo totalmente diferente e igualmente bonito.

Comentaros que en este día teníamos previsto visitar el castillo de Haut-Koenigsbourg, que tenía muy buena pinta, para nosotros principalmente por las vistas sobre la región. Pero un día más, a pesar de los pronósticos meteorológicos de Google, el día amaneció aún más frío y con más niebla, con lo cual, descartamos el castillo. 
  km 
Obernai Alsacia viaje pueblos

Nuestro primer destino del día fue Obernai, donde llegamos en unos 40 minutos aproximadamente. Hay un aparcamiento bastante amplio para estacionar, a pesar de ser las 10 de la mañana, nos extrañó la cantidad de coches que había. 

Luego, durante la visita, no encontramos a casi nadie por las calles y parecía que nos habían dejado el pueblo para nosotros solos.

Visitar Obernai Alsacia Navidad Francia

Se trata de un lugar con calles muy coquetas caracterizadas por las construcciones típicas de la región que hemos visto anteriormente. Y no hay que menospreciar la importancia histórica de este lugar. 

Obernai pueblos Alsacia

Obernai fue una de las ciudades imperiales del Sacro Imperio Romano que formó parte de la Decápolis. En el s.XIV, varias ciudades imperiales de la zona hicieron una especie de alianza para conservar sus derechos y privilegios, además de Obernai, también formaron parte otros de los pueblos que visitamos en este viaje como Colmar, Turckheim, Kaysersberg o Mulhouse. Esta alianza de diez estuvo coleando durante varios siglos, con muchas idas y venidas, suspensiones, entradas y salidas, hasta su total disolución en el s.XVII cuando pasó a formar parte de Francia.

Obernai está incluído en la lista de los Pueblos más bonitos de Francia (Plus Beaux Détours de France).


Visitar Alsacia Obernai Visitar Obernai Alsacia


Atravesamos los restos de su muralla y nos adentramos en el casco histórico. Paseamos por sus calles, llegamos a la Plaza del Mercado. Estaba decorada como las fechas lo requieren.

Obernai PLaza del Mercado Alsacia Francia

De nuevo, un carrusel en nuestras vidas. La iglesia. Y todo envuelto de la neblina o, más bien, niebla que nos quiso acompañar casi todo el viaje.

Obernai Alsacia Francia

En Obernai tenían montado su mercado de Navidad que, curiosamente, estaba con un control de seguridad muy exhaustivo. Nos llamó la atención porque, a excepción de Estrasburgo, donde la seguridad era impresionante, en Colmar, que es uno de los lugares con más visitantes y gentes no encontramos un despliegue tan impresionante. Pero en Obernai nos hicieron, no solo mostrar nuestros bolsos y mochilas, sino abrirnos los abrigos, etc.

Mercado Navidad Obernai Alsacia

El Mercado está puesto en una especie de explanada, cuenta con unos cuantos puestos y en aquel momento poquita gente. De nuevo mucho encanto.

 Alsacia Mercado Navidad Obernai

Desde Obernai ponemos como destino Barr. Apenas nos separa un cuarto de hora. Nos encontramos en destinos que forman parte de la famosa Ruta del Vino de Alsacia. De hecho Barr se considera la capital de la zona del Bajo Rin.

Barr viaje Alsacia

Como veis, estamos visitando lugares que no destacan por su importancia monumental, lo mejor es pasearlos y disfrutar de su arquitectura y callejeo. Los rincones y el enclave en el que se encuentran.

Barr Alsacia Francia

Nosotros aparcamos bastante cerca de la plaza de la localidad. Desde allí, comenzamos nuestra visita. Al lado de la plaza salen unas escaleras que te llevan a la parte más alta, al lado de la iglesia y el cementerio.

Barr Alsacia Ruta del Vino Barr Alsacia Bajo Rin


Luego descendimos y fuimos dejándonos llevar por lo que nos surgía, una calle a la derecha, otra calle a la izquierda. De nuevo parecíamos estar solos. Cada giro que hacíamos descubríamos un rincón que nos parecía bonito.

Barr visitar Alsacia Navidad

Apenas tres o cuatro personas nos encontramos y una de ellas, de nuevo, quiso emprender una complicada conversación. Una amable señora nos vió a cada uno con la cámara disparando y nos señaló a los equipos. Y desde ese momento intentó por todos los medios decirnos dónde teníamos que ir para sacar unas fotos bonitas, suponemos. No logramos entendernos y puso empeño a morir, nosotros también. De hecho, seguimos los pasos de lo que creímos haber entendido, pero nada diferente a lo visto previamente apareció.

Visitar Barr Alsacia

Tras callejear hasta volver a nuestros comienzos del camino decidimos continuar nuestra ruta. Una ruta que solo nosotros parecemos frecuentar en el día. Y así llegamos a Mittelbergheim, a cinco minutos de Barr. Este pueblo lo incluimos en el último momento, ya que en el itinerario inicial teníamos el castillo, por lo que no veíamos factible meter muchos más lugares. Al final, al vernos obligados a suprimir el castillo, incluimos esta parada, algo de lo que nos alegramos mucho.

Mittelbergheim pueblos Alsacia Francia

Mittelbergheim está incluído en la lista de los Pueblos más bonitos de Francia, al igual que Obernai. Forma parte de la ruta de los vinos y, en esta ocasión, nos encontramos con un pueblo mucho menos ornamentado que los que vimos días atrás, pero que tiene un encanto especial. No sabemos si habéis visto la película “ Un buen año”, pero nos recordó bastante. Y fue un placer encontrar en todo el itinerario un pueblecito un poco diferente.

Mittelbergheim ruta vino Alsacia Francia

Cuando llegamos a Mittelbergheim era el mediodía más o menos y estaba cayendo una helada de impresión. El aparcamiento se encuentra a las afueras de la localidad, rodeado de viñedos, los cuales cerca de las 13:00 se encontraban totalmente congelados.

Mittelbergheim viñedos Alsacia Navidad

Desde el primer momento que paseas por el pequeño pueblo puedes ver su estrecha relación con el vino; prensas, molino y detalles que hacen referencia a él.

Mittelbergheim ruta del vino Alsacia

Sus callejuelas tienen bastante encanto, aunque apenas sean cuatro. Y en nuestro caso además se convirtió en el lugar en el que parar a comer. De golpe, nos dimos cuenta que la hora se nos había echado encima. Sentimos miedo, si no había gente casi en Obernai y en Barr, Mittelbergheim aún tenía menos. No parecía haber ningún local abierto, un silencio infinito invadía el pueblo.

Mittelbergheim pueblos Alsacia Francia

Pero pasamos por la puerta de un local que tenía una carta en la puerta. Se entraba como a un jardín y para ver el interior había que subir unas escaleras. No había mucho donde elegir, así que entramos en Au Raisin D’Or. Y fue toda una sorpresa.

Restaurante Mittelbergheim Alsacia

En la planta alta, un cálido restaurante de manteles rojos y sillas de madera. Las ventanas de celosía dejaban ver los travesaños de madera de la casa de enfrente. Olía muy bien y hacía calor. Lo más sorprendente, la gente estaba ahí. Había alguien más que nosotros en Mittelbergheim y se estaban poniendo las botas.

 Mittelbergheim pueblos vino Alsacia

Comimos de maravilla. En esta ocasión los platos elegidos fueron magret de pato con castañas y manzana, que estaba cocinado al punto y buenísimo. Y un Jambonneau con salsa de cerveza y queso Munster (el que te persigue por toda Alsacia). Estando en zona de vino pedimos una botella pequeña de vino de la zona (no nos convenció el que nos pusieron), un par de cafés y una botella de agua. Un poco más de 50 euros. A nosotros nos pareció un lugar muy recomendable.

 Mittelbergheim Alsacia Francia  Mittelbergheim visitar Alsacia


Salir a la calle después de estar a refugio comiendo fue un contraste un poco duro. En seguida nos pusimos camino a Riquewihr. Después de haber repetido Ribeauvillé, nos pareció buena idea acercarnos a éste para ver como estaba un día en el que el mundo parecía estar escondido.


En una media hora estábamos allí, nosotros, el frío y la niebla. Al entrar parece otro lugar, la niebla le sienta bien, llamadnos locos. El pueblo está tranquilo pero no tanto como los anteriores.

Riquewihr visitar Alsacia Navidad
Aprovechamos para darnos un paseo por la localidad, que se puede ver mucho mejor sin el Mercado de Navidad y con la mitad de gente. Si queréis ver más de este pueblo y habéis llegado a esta entrada sin ver la anterior os recomendamos que os paséis por el día 2 de nuestro viaje, donde enseñamos la cara más navideña (y soleada) de este lugar.

Riquewihr Alsacia pueblos encanto Francia Riquewihr Alsacia Navidad viaje



Aprovechamos para sacar algunas fotos más. Lo cierto es que desde las 9 de la mañana tanto tiempo en la calle con temperaturas bajo cero hace que, cerca de las 19:00, uno esté exhausto y con ganas de refugio.

Visitar Riquewihr Alsacia

Desde Riquewihr pusimos rumbo a Colmar para cenar, directamente. Lo hacemos en el mismo lugar, que el día 3. Un lugar informal para repetir la experencia de las Tartes Flambees.

Riquewihr Alsacia Francia

Aquella noche era la última y a pesar de estar destemplados y cansados necesitamos darnos otra vuelta por Colmar. Volver a fijar las imágenes de los colores y decoraciones de Colmar. Ese pueblecito que parece sacado de un cuento.

Colmar pueblos bonitos Alsacia

Paseamos congelados y volvimos al hotel a hacer las maletas, a comprobar si la luna de la Kangoo no se había resquebrajado en mil pedazos y a esperar que no lo hiciera durante la helada de la noche.

A la mañana siguiente, la luna seguía rajada de lado a lado, no podía avanzar mucho más. Curiosamente, recordándonos nuestra experiencia irlandesa, aquel día amaneció con sol. Sin nieblas, justo el día de vuelta, por fin, las predicciones meteorológicas se cumplían, solo que con 4 días de retraso. Dejamos el coche sin incidentes y el vuelo se desarrolló con normalidad.

Volvíamos con muchas fotos, muchas cosas que contar, muchos recuerdos que guardar y ¡atención!, con tres días libres por delante para disfrutar de Madrid en Navidad, que no tiene nada que ver, entre otras cosas, porque el año pasado cuando nos fuimos a comer nuestro bocadillo de calamares, como cada año, a la Plaza Mayor se podía estar con una cazadorita vaquera y a pleno sol. Que luces y encanto no tendremos, pero se puede pasear… jajajaja

Alsacia es un lugar idílico. De esos viajes que sabes que recordarás. No hacen falta demasiados días, se pueden ver 10, 6, 4 ó 3 pueblos o ciudades, da igual. Al llegar a alguno de ellos verás que, solo por estar en ese escenario una vez en la vida, mereció la pena. No es un destino monumental, es un destino para la ilusión… 

¿Tienes planes hoy?

Colmar pueblos cuento Alsacia viajar


27 de octubre de 2017

Alsacia, 5 días en Navidad. Día 4: Estrasburgo

Tienes planes hoy
Alsacia en Navidad es como trasladarte a un cuento. Su arquitectura colorida, los travesaños de madera, las calles adoquinadas, la esmerada decoración navideña, los mercados de Navidad y el entorno que rodea esta cantidad de pueblos y ciudades convierten a esta zona es un destino muy atractivo. Durante los tres días anteriores estuvimos visitando diferentes pueblecitos y ciudades pequeñas de la zona, en este día vamos a ir a Estrasburgo, la que se considera la capital histórica de Alsacia y actualmente de la región administrativa Gran Este.

Estrasburgo Petite France

Aquella mañana amanecimos mirando el cielo y, sobre todo, al termómetro. Google, la noche anterior, dijo (otra vez) que ese podía ser “el gran día” en el que se superaran los cero grados. Y otra vez no tenía pinta. Desde la ventana se veía la calle blanca de la helada y nuestra flamante Kangoo de “Benito y Compañía se van a Alsacia” con el cristal totalmente congelado. Nos iba a tocar rascar.

Visitar Estrasburgo Petite France

Efectivamente, así fue. Bajamos y, aparte de que el suelo patinaba, hacía bastante frío. El que no escribe se dió cuenta de que se había olvidado arriba las gafas y me dejó rascando en soledad (sospechosa maniobra). Pero en Alsacia no te dejan rascar en soledad y cuando un hombre mayor me vio de puntillas (porque si algo tiene grande una Kangoo es la luna delantera) quitando el hielo del cristal me vino a dar los buenos días y unos consejos gratuitos. La cosa es que yo no le entendía a él, no hablo francés y él no hablaba español ni inglés, así que tampoco me entendía a mí. No hacía más que repetirle “Je ne parle pas français”, pero creo que ni eso me entendía. Pero esto para ellos no es un hecho disuasorio.

Mercado Navidad Petite France Estrasburgo

Me preguntó que de dónde era, me explicó, como pudo, que debía dejar un cartón por la noche en el cristal, me bromeó con la imagen de Karate Kid de “dar cera, pulir cera” (o eso creo…). Ahí estuvo conmigo hasta que llegó el que no escribe. Para que vea, “oh la la” que si me deja sola me busco un apuesto y maduro garçon, lleno de sabiduría, en menos que canta un gallo.

Viaje Estrasburgo


Al entrar en el interior del coche nos damos cuenta de que el picotazo que tenía la luna el primer día se ha convertido en una bonita raya que va de arriba a abajo del cristal. Nos miramos con cara de circunstancia, nos hacemos los locos y ponemos rumbo hacia Estrasburgo, a una hora aproximadamente de Colmar.

Calles Estrasburgo Navidad

Lo que hacemos en Estrasburgo es dejar el coche en un Park and Ride. Lo hacemos en el de Elsau . Estos aparcamientos funcionan de la siguiente manera, estacionas el coche y, por el precio del mismo, tienes incluido el billete de ida y vuelta en transporte público (hasta 7 personas por coche, creo recordar). En este viaje como no fuimos apuntando los detalles, ahora no recordamos el precio. Unos 5 euros podría ser. Una vez aparcados desde allí, veréis un pasillo como con techo si lo sigues en 3 minutos te deja en la parada del tranvía, la línea 7 que lleva directamente al Centro.

Estrasburgo Navidad Alsacia

Opción bastante cómoda para no meterse en la ciudad con el coche y que no te salga el parking por un pico si vas a pasar el día entero.

Desde el tranvía se tarda poco en llegar al centro. Nosotros bajamos por “intuición”, más que por conocimiento, en la Place de L'homme de Fer y tuvimos suerte porque resultó ser el lugar adecuado. Estaba lloviznando, bajamos y frente a nosotros una farmacia, justo lo que necesitamos. No sé viajar sin dejar una parte del presupuesto en tiritas o similares.

Estrasburgo Plaza Kléber Alsacia

Por Estrasburgo, el Río III delimita el casco histórico (Patrimonio Histórico), formando lo que llaman la Gran Isla.

Viaje Alsacia Estrasburgo

Lo primero que nos encontramos en nuestra incursión por Estrasburgo es el Árbol de Navidad más alto de Europa. Allí está, en la plaza Kléber. Una plaza homogénea, arquitectónicamente hablando. Rodeada de edificios de carácter comercial y con la escultura de quién lleva su nombre, un general francés llamado Jean Baptiste Kleber. Sus restos mortales reposan en la plaza.

Arbol de Navidad Estrasburgo turismo Alsacia

Del árbol de Navidad se dice que, tradicionalmente, bajo él, se dejaban regalos para todos aquellos no tenían recursos económicos suficientes. Actualmente son muchas casetas de Navidad de asociaciones las que se pueden encontrar en Estrasburgo para conseguir colaboraciones en este terreno.

El árbol impresiona por su tamaño y aprovechamos que no hay demasiada gente (10:30 de la mañana) para tomarnos unas instantáneas. Aunque de lo que realmente tenemos ganas es de verlo horas después iluminado.

Plaza Kléber Arbol de Navidad Estrasburgo

Nos adentramos por las calles de Estrasburgo poniendo rumbo hacia la catedral. A los pocos pasos de estar en el casco estamos totalmente impresionados con la decoración de las fachadas. En los pueblos parecía un cuento y aquí, simplemente, es sorprendente.

Estrasburgo Rue des Orfebres

Caminamos por la Rue des Orfebres y nos quedamos alucinados. La calle es todo un espectáculo y las que están alrededor también.

Rue des Orfebres Estrasburgo viaje Alsacia Navidad en Estrasburgo


Y llegamos a la Plaza de la Catedral.

Estrasburgo, el año pasado, estaba llena de policía y militares. Fue algo un poco impactante durante todo el día. No estamos muy acostumbrados a ver a los militares armados en grupos de 5-6 paseando de lado a lado (este verano lo encontramos en Milán también). Tampoco nos habíamos encontrado nunca una ciudad en la que cada vez que salías o entrabas del considerado “centro histórico” los militares, en mitad de la calle, estaban registrando todos y cada uno de los bolsos y mochilas. No por entrar en algún monumento o recinto cerrado, simplemente por atravesar la calle que hacía de límite con el centro. Y lo miraban todo.

Viaje Mercado de Navidad Estrasburgo

El Mercado de Navidad de Estrasburgo es el más grande visto hasta el momento y también el más antiguo. Sus orígenes se remontan al s.XVI. En la ciudad hay varios mercados medievales repartidos, uno de ellos está justamente alrededor del templo.

Catedral Notre Damme Estrasburgo Catedral Notre Damme Estrasburgo


La torre norte de la catedral de Estrasburgo, la Catedral de Notre Damme, se alza por encima de los 140 metros y, durante una época de la historia, fue la torre más alta del mundo. Se puede acceder a la parte más alta para obtener unas vistas sobre la ciudad, nosotros en esta ocasión, con un día bastante encapotado y con niebla decidimos prescindir de ello.

Catedral Notre Damme Estrasburgo viaje

La Catedral de Estrasburgo está considerada Patrimonio de la Humanidad, se visita gratuitamente, pero alberga en su interior un reloj astronómico de mitad del s.XIX que si pretendes ver de cerca tendrás que pagar 2 euros. En este caso yo estaba convencida de querer verlo. Cada día, a las 12 de la mañana asoman los Apóstoles desfilando frente a Cristo, que va bendiciendolos uno a uno y, en otra esquina, un gallo mueve las alas. Sonaba tentador. Más aún, hablando de un reloj que muestra hora actual, posición de planetas y calendario. Bueno, pues la cola para entrar es inmensa y el aforo limitado. Así que, con tiempo, ahí estuvimos los dos pasando frío, pasmados, a primera hora de la mañana hasta que, más o menos, 30 minutos antes abrieron la puerta para que pasáramos.

Estrasburgo Plaza du Chateau

La fila se hace por la entrada que tiene la Catedral por la Plaza du Chateau. En esta misma plaza se puede observar también la fachada del Palacio de Rohan donde se encuentran actualmente tres museos de la ciudad: Arqueología, Bellas Artes y Artes decorativas. En este palacio vivió un cardenal hijo de Luis XIV.

Estrasburgo Palacio de Rohan

Cuando entramos, empezaron a proyectar una especie de corto (un corto largo) sobre la pared que explicaba toda la historia únicamente en francés o alemán. Para nosotros muy instructivo...

Creemos que dentro de la catedral hacía más frío que fuera, que ya es decir, no entendíamos nada y el que no escribe me miraba censurador. Podía leer en sus pupilas ¿a esto me traes? No acababa nunca, los minutos eran lentos, todos apretados y aún con frío. Venga alemán, venga francés. Por fin llegó la hora, salieron los apóstoles, cantó el gallo y salimos a la calle a calentarnos a cuatro grados bajo cero después de emplear más de una hora en el reloj. Personalmente, no merece la pena a no ser que entiendas alguno de los idiomas o seas un amante de los relojes astronómicos. Desde el interior de la catedral quedan algunos huequillos desde los que se podría ver sin necesidad de pasar por este trance. Que será una joya, no lo ponemos en duda, pero es que no nos enteramos de nada.

Catedral de estrasburgo interior Reloj astronómico Estrasburgo

























En la calle de nuevo, salimos a descubrir más de Estrasburgo. La Plaza Gutenberg. La característica de esta plaza en época navideña es que es el emplazamiento elegido para ubicar un mercado cada año dedicado a un país. El año pasado fue Portugal. Fuera de esta temporada, en la plaza se celebra semanalmente un mercado de libros antiguos.

Estrasburgo Plaza Gutenberg

Seguimos caminando, disfrutando mucho de la ciudad. No teníamos demasiadas expectativas. Casi sin darnos cuenta, llegamos a la que llaman “La Pequeña Catedral”. Es la Iglesia de Santo Tomás de estilo gótico alsaciano. En su interior está el Mausoleo del Mariscal de Saxe, una obra funeraria barroca de gran prestigio. Nosotros nos quedamos en los exteriores. Estamos cerca del río.

Visitar Estrasburgo Iglesia Santo Tomás

Tan cerca que de golpe nos vemos sobre el Puente de San Martín con las primeras vistas del barrio considerado como Petite France y que nos conquistaría.

Estrasburgo Puente de San Martín Alsacia

Desde el puente se pueden ver las esclusas de la ciudad.

Estrasburgo

La Petite France tiene un nombre muy evocador y romántico. Más aún cuando lo intentas pronunciar con la boquita de piñón. Y la zona es así, pero el origen de su nombre poco tiene que ver con el amor y las cosas bonitas. Los alemanes llamaron así a esta zona dado que en ella se encontraba ubicado el hospital de enfermos de sífilis, enfermedad conocida, por los germanos, como el “mal francés”.

Estrasburgo La Petite France

En Petite France habitaron molineros. También lo hicieron curtidores. Hoy las casas se reparten por los canales, que hace tiempo se utilizaban con fines comerciales. Casas de entramados de madera, fachadas que se reflejan en el agua y crean unas imágenes preciosas.

Visitar La Petite France Estrasburgo

La Pequeña Francia está llena de puentes. Puentes que cuando pasa alguna embarcación, la mayoría turísticas, se cierran con unas cadenas y giran para permitir que entren los barcos. Pudimos ver uno de esos momentos en la noche.

Alsacia Estrasburgo La Petite France

Por este barrio paseamos muchísimo de día y de noche. Y también fue el elegido a la hora de comer. Decidimos que era una buena idea hacerlo sentados en algún sitio calentito. El elegido fue un restaurante llamado La Petite Alsace.

Muy acogedor y agradable por dentro. Después de darle una oportunidad al chucrut el día anterior, aquel día optamos por otro de los platos típicos de la zona el baeckeoffe. Se trata de un guiso tradicional de carnes durante una cocción muy larga (alrededor de las 24 horas) con vino, cebollas, patata. El nombre viene dado por el recipiente en el que se hornea, que se llama como ahora lo hace el plato. Es una fuente parecida a las que conocemos de barro, que suele ir esmaltada. Lástima que perdimos las fotos de móvil donde lo teníamos.

Mercado Navidad Estrasburgo

El otro plato que pedimos, dentro de lo que cabe, aunque no tan tradicional, si que era típico de la zona, era el Coq au Riesling, que suena muy “cuqui”, pero no deja de ser un pollo al vino. Era una salsa cremosa y la verdad que nos gustó más que el guiso de carne que, para haber estado tanto tiempo al fuego, quedaba un poco “suavecito”. Dos cafés y agua. Todo por un poco más de 40 euros.

Puente Estrasburgo Alsacia

Después de comer, aún paseamos un poco más por la zona, apetece muchísimo, está llena de rincones que conquistan. Nos acercamos a los famosos puentes de Estrasburgo. Los Puentes Cubiertos son de origen medieval y, desde ellos se tienen más vistas de la Petite France.

Estrasburgo Plaza de la República

Nos acercamos a la plaza de la República. Para ello salimos del callejeo medieval para descubrir otro estilo en la ciudad. Esta plaza pertenece al llamado Barrio Alemán o también llamado Barrio Imperial (Neustadt). En el centro de la plaza se encuentra una escultura en honor a los muertos de conflictos bélicos. Una mujer sujeta dos cuerpos masculinos inertes. Ella se supone que es la madre y ellos los hijos, cada uno caído a manos de un país, Francia y Alemania respectivamente.

PLaza de la República Estrasburgo Barrio alemán

La escultura es posterior a la construcción de plaza y barrio, que se sitúa a finales del s.XIX hasta el comienzo de la Primera Guerra Mundial. En 1870 cuando Francia cayó, Alemania quiso hacer de Estrasburgo la capital de Reisch de la región y comenzó la construcción de avenidas amplias y edificios señoriales que llegaron a ampliar el espacio de la ciudad hasta tres veces. Nosotros nos quedamos en la Plaza de la República, observando los edificios que la rodean como el Teatro Nacional, el Palacio del Rhin o la Biblioteca.

Estrasburgo en Navidad

A partir de las 16:30, la niebla que nos había acompañado durante el día fue bajando de forma bastante rápida, colándose por muchas de las plazas e intentando hacerse hueco por las calles. Con ella, también cayó la luz y, sobre las 16:45, las luces comenzaron a encenderse y, con ellas, nuestra ilusión. Llega la hora de volver a pasear por casi todos los lugares visitados anteriormente pero ahora “con nocturnidad y alevosía”

Viaje Alsacia Estrasburgo Navidad noche

Y allá vamos, con la humedad de esa niebla y frío, pero disfrutando muchísimo del espectáculo en el que se convierte Estrasburgo en Navidad. 

Volvemos a la Rue Des Orfebres y nos quedamos, una vez más, impresionados por las luces y la decoración.

Estrasburgo Rue des Orfebres Alsacia Estrasburgo Rue des Orfebres Alsacia

























De nuevo a la Plaza de la Catedral y sus alrededores.

Estrasburgo Navidad Catedral Estrasburgo Navidad Alsacia turismo


Nos acercamos a la Petit France. Es una ciudad que pide a gritos un trípode, pero no lo llevamos. Toca buscar lugares imposibles donde apoyarse o tirar de ISO y pulso. Algo complicado con el frío que acompaña.

La Petite France de noche Estrasburgo

Y así, aprovechamos lo que podemos de la noche para disfrutar de la ciudad con la iluminación. Más o menos un par de horas.

Estrasburgo La Petite France visitar Navidad

Ponemos rumbo a la parada del tranvía que, por cierto, gracias a otra amable mujer que nos vio parados en una parada con cara de “nuevos” y nos informó que la parada se había movido a otra calle, si no aun seguimos allí esperando. Cogimos el tranvía. Importante, validar el ticket en la máquina de entrada. Nosotros no caímos en que era necesario, pasó el revisor, se lo enseñamos y nos debió ver cara de buena gente porque nos perdonó el no haber validado el ticket, pero está multado (a pesar de haber pagado, sí).

La Petite France Estrasburgo turismo noche

Y de ahí cogimos el coche y nos fuimos directos a Colmar a cenar. Sobre las 8 de la tarde entrábamos en la Brasserie Des Teneurs, que se encontraba hasta arriba de gente.

Nos buscaron un sitio que consistía en compartir mesa con otras cuatro personas. El lugar es muy coqueto pero el ruido ensordecedor y lo de compartir mesa es un poco raro. Más que nada porque se notaba que no era un tema de costumbre social, sino más bien de “necesidad mercantil”.

Estrasburgo La Petite France viaje Alsacia

Aquella noche pedimos ensaladas. Dos enormes ensaladas, una jarra de agua  por 25 euros. Está muy bien ubicado en la Pequeña Venecia y las ensaladas eran correctas. La carta en la línea de la zona, nosotros ya habíamos tomado tartes flambées, galetes, chucrut, el pollo, baeckeoffe asi que nos entregamos a las ensaladas, que no eran ligeras precisamente, a pesar del frío.

Cuando salimos no estamos para muchos paseos, hace bastante frío, así que decidimos, tras dar una mini vuelta por los alrededores y seguir alucinando, irnos al hotel a ver si entramos durante unas cuantas horas en calor.

El día siguiente otros pueblos, menos populares en estas fechas, pero con mucho encanto, nos esperaban.

¿Tienes planes hoy?

Viaje a Alsacia Navidad Estrasburgo


Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism y modificado y adaptado por ¿Tienes planes hoy?| Distributed By Gooyaabi Templates

¿Tienes planes hoy? Tiene todos los Derechos de Autor de Contenido Reservados (imágenes y texto)