19 de noviembre de 2014

Fuentona de Fontibre y la cuna del río Ebro

Viajando una vez más a Cantabria, bastante cerca de Reinosa (a unos 5 km.), en el pueblo de Fontibre encontramos la Fuentona con su mismo nombre. Allí, popularmente, se ubica el nacimiento del Río Ebro. En un manantial se ven brotar tímidamente las aguas del río más caudaloso de España y el segundo más largo, después del Tajo, con sus 930 km.

Fontibre Nacimiento Río Ebro


Aunque la Fuentona ha sido bautizada durante años como el nacimiento del río Ebro, a finales de los 80, tras varios estudios, el nacimiento real lo sitúan los científicos en el río Hijar,  en el pico de los Tres Mares. Para el estudio tiñeron las aguas del río en la parte alta (al igual que os contamos en su día en  La Cascada de Uelhs deth Joèu), llegando a la conclusión de que posteriormente se filtran por el subsuelo y brotan en la zona de Fontibre. Y así están las cosas… ¿Dónde nace el Ebro?

Lo cierto es que el paraje donde se encuentra este pequeño manantial con la placa de nacimiento del río es muy bonito.

Fontibre Nacimiento Río Ebro


Nosotros aprovechamos para visitarlo un día de los de vuelta a casa, después de haber disfrutado de una escapada a Cantabria como tanto nos gusta y en el que tuvimos oportunidad de coincidir un ratito con nuestros sobrinos en este rincón. Y viendo lo bien que lo pasaron y cómo les gustó, podemos asegurar que es buen plan para ir con niños.

La llegada es sencilla, dirección al pueblo de Fontibre encontraréis las indicaciones hasta la zona acondicionada para el aparcamiento. Nuestra visita se realizó en el mes de agosto y no había apenas nadie cuando llegamos, algo que nos extrañó.

Fontibre Nacimiento Río Ebro


Al lado del aparcamiento encontraréis una cafetería. Aprovechamos para comprar unos bocadillos y algo de bebida que posteriormente nos tomamos al lado del río. En el propio paraje hay habilitadas zonas con mesas y bancos  donde poder comer o descansar un rato.

En la zona en la que brota el agua, que es de lo primero que uno se encuentra, hay una pequeña escultura de la Virgen del Pilar sobre un monolito y los escudos de las Comunidades Autónomas que recorre el Ebro. Esta imagen probablemente sea la más simbólica de este rinconcito que hoy os proponemos.

Fontibre Nacimiento Río Ebro


Si camináis por el margen del río, iréis disfrutando de ese paraje verde y frondoso con bonitos reflejos en el agua de toda la vegetación del lugar. Al cabo de unos metros, si no pararais de andar os encontraréis con que ese caudal da paso a una presa.

Un espacio totalmente relajante, donde si tenéis la suerte de no encontrar gente como nosotros, escucharéis esos ruidos típico de la naturaleza que dan tanto placer, el agua, las hojas, pájaros… y que sólo interrumpían un montón de patos que se convertían en protagonistas para los niños.

Fontibre Nacimiento Río Ebro Fontibre Nacimiento Río Ebro




Es un buen lugar para pasear, hacer una paradita, reponer fuerzas, imaginar cómo de un lugar como ese (sea o no nacimiento) puede comenzar a crecer un río como el Ebro hasta convertirse en lo que es. 

A nosotros nos parece ideal para aprovechar uno de esos días de camino, que vas o vuelves. En nuestros caso fue a la vuelta y, por tanto, se trató de un “hasta pronto Cantabria” que nos dejó un gran sabor de boca.

¿Tienes planes hoy?

Fontibre Nacimiento Río Ebro







Leer más...

2 de noviembre de 2014

Baeza: una visita fugaz

Realizar una escapada a la provincia de Jaén (Andalucía) resultó una excelente idea. Entre los destinos que teníamos planificados visitar en 3 días no podía faltar Baeza, por supuesto tampoco Úbeda, ambas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde hace 11 años. Sus numerosos monumentos y el carácter histórico renacentista las convierten en un atractivo turístico muy interesante, y en un punto de gran interés cultural.

Baeza (Andalucía)

En esta entrada nos vamos a referir exclusivamente a Baeza, ciudad que visitamos el mismo día de vuelta a Madrid, con la mala suerte de que llegamos un poco justos de horario y nos quedamos en la mismísima puerta de su catedral. No sirvió de nada pestañear lentamente, ni poner morritos a los que controlaban la entrada, ya que 15 minutos antes de echar el cierre ya no nos dejaron entrar... (esta la guardamos en el corazoncito, si es que por casualidad algún día nos leyerais los responsables...).

Baeza (Andalucía)


Por la trascendencia histórica de este lugar, Baeza merece una visita más larga de lo que nosotros pudimos dedicarle. En Úbeda, sí estuvimos bastante más tiempo, pero Baeza, que quedó para el final de la escapada y nos tuvimos que conformar con un ratito que tuvimos bastante escaso pero, a pesar de ello, nos gustó muchísimo. Es por esto, por lo que aunque nuestro recorrido estuviera incompleto, consideramos que es un lugar más que recomendable para visitar.

Baeza (Andalucía)


La importancia de Baeza ya era latente con la dominación musulmana, entonces se llamaba Bayyasa, y era una de las ciudades más importantes de la zona, que contaba con murallas, mezquitas, etc.. En época de la Reconquista, mientras los musulmanes ocupaban Al-ANdalus, Baeza pasaba de unas manos a otras, hasta llegar a laconquista definitiva de manos de Fernando III el Santo. Así, fue Baeza la primera ciudad andaluza en ser conquistada definitivamente y la que jugó un papel trascendental en la reconquista del resto del antiguo Al-Andalus..

Baeza (Andalucía) Baeza (Andalucía)


Ésta condición le dio privilegios a la ciudad, el propio rey se encargó de llevar a cabo la repoblación, trayendo parte de los nuevos habitantes desde Cuenca, y la dotó de una riqueza monumental importante. En el s.XIII se estableció la sede episcopal allí, con lo que se incrementó la presencia religiosa en la ciudad.

Toda esta evolución llevó consigo la llegada de familias nobles, que en algún momento tuvieron amplias disputas, e Isabel de Castilla tuvo que intermediar en el conflicto. Tal situación llevó a la destrucción del antiguo Alcázar para evitar las desavenencias (no se andaban con chiquitas).

Baeza (Andalucía)

Fuera de estos temas, el esplendor de Baeza se hacía notar, el s.XVI son momentos en los que muchos nobles vuelven de la Reconquista a construirse sus viviendas, momentos álgidos en una ciudad que se llena de casonas e iglesias y ve nacer la Universidad en su territorio (calle Beato Avila).

Baeza (Andalucía)


Universidad que se mantuvo en funcionamiento hasta el s.XIX y que ha acabado como instituto de Bachillerato, que cuenta con el ilustre honor de haber tenido a Antonio Machado como profesor.

Baeza (Andalucía)


Cuando empiezas a pasear por las calles de Baeza te puedes sumergir fácilmente en la Historia y esplendor que hemos narrado. Luego en el s XVIII, entre el terremoto de Lisboa, que repercutió a la zona, la época de hambre generalizada en el país y la invasión napoleónica, se puede decir que Baeza no vivió sus mejores momentos…

Aparcamos el vehículo en el Paseo de la Constitución, el mismo lugar que se construyó para albergar un mercado en el s.XVI. Hoy es una amplia plaza abierta a la circulación, con una parte central acondicionada para el disfrute, con bastante vida, terrazas y soportales donde se encontraban casas gremiales, y en el centro, la Fuente de la Estrella, construida por la revolución de la Gloriosa.

Baeza (Andalucía)

Desde allí llegamos a la plaza del Pópulo en menos de un minuto, desde la que nosotros comenzamos nuestro recorrido, ya nos pareció un lugar especial.

Esta plaza la conforman los juzgados (antigua carnicería) y la Oficina de Turismo (Edificio del Pópulo o antigua Escribanía Pública o Audiencia Civil). Ambos son edificios que no pasan indiferentes y cada uno tiene su historia.

Baeza (Andalucía)
El primero, no se encontraba exactamente en la ubicación actual, se encontraba a no más de 100 metros, y en su momento se decidió trasladarlo a la plaza para así configurar ésta, piedra a piedra...  Se encontraron con un pequeño inconveniente, y es que el espacio al que lo llevaban era más pequeño del que venía, así que los laterales se tuvieron que doblar para adaptarlo. Tuvo diferentes funciones a lo largo de su historia,  por supuesto, carnicería, pero también Archivo o secadero de pieles.

El segundo fue construído tirando parte de la muralla árabe que rodeaba la ciudad y es de estilo plateresco. Y dice la leyenda que tenía en uno de sus balcones a una virgen que los soldados iban a visitar antes de salir a batallar.

Baeza (Andalucía)


La plaza la conforma, además, el Arco de Villalar y la Puerta de Jaén. El arco se construyó en el s.XVI, con el que se conmemoraba la victoria de Carlos I ante los comuneros. La Puerta de Jaén era reconstruida en el mismo siglo. No podemos olvidar la Fuente de los Leones, que dicen que proviene de la ciudad romana de Cástulo.

Baeza (Andalucía)

Al callejear por el casco urbano de Baeza sorprende lo pequeño que es y la importancia de sus edificios.

Como comentábamos al comienzo, nos quedamos sin poder entrar en el interior de la Catedral. A nosotros particularmente, son edificios que nos llaman mucho la atención, detrás de ellos más que profundas anécdotas religiosas suele haber grandes obras de arte y mucha historia política, sobre todo. El caso es que por un problema de horario, no pudimos entrar. Nos conformamos con divisarla desde fuera.

Baeza (Andalucía)

Así, en la Plaza de Santa María nos encontramos un amplio espacio en el centro del casco histórico, conformado por diferentes edificios monumentales que nos atrapan. Mires hacia el lado que mires, te encuentras atrapado desde las Casas Consistoriales (ayuntamiento), la fachada del Seminario, la Catedral o la fuente que tiene el mismo nombre que la plaza y parece una escultura de Arco de Triunfo hecho a escala, la Fuente de Santa María. Es del s.XVI y con ella se conmemora la llegada del agua a la ciudad.

Baeza (Andalucía)


La ubicación dónde se encuentra la Catedral de Baeza parece que fue elegido por muchos para establecer su templo religioso, de hecho, ésta construcción se levantó sobre una antigua mezquita y, durante sucesivos siglos, se le han ido añadiendo y reconstruyendo elementos. 

Baeza (Andalucía)



Antes de llegar a la infotografiable plaza de la que os hablamos (perspectivas imposibles, no hay más que ver la foto que está encima de este texto) pasamos por delante de un edificio singular, el Palacio de Jabalquinto, donde actualmente se encuentra la sede de la Universidad de Antonio Machado, pero cuyos orígenes del s.XV están en un palacio privado, de un primo del Rey Católico, y a lo largo del tiempo fue pasando de mano en mano hasta acabar con la funcionalidad que os comentamos. Su arquitectura de estilo gótico isabelino (Juan Guas) es la responsable de que en los años 30 pasase a ser considerado monumento histórico artístico.

Baeza (Andalucía)


Resulta curioso como frente a este edificio de arquitectura tan particular y ornamentada se encuentra la sobria Iglesia de Santa Cruz, mucho más anciana, de un románico tardío del s.XIII, estilo poco habitual en el sur de España, lo cual dota al templo de mayor singularidad.

Baeza (Andalucía)


La arquitectura que conforma Baeza le da un aire tan especial, el carácter monumental es vecino de calles como la Cuesta de San Gil, con todas sus casas enrejadas, de fachadas blancas y con el suelo empedrado. 

Dos Baezas en el mismo casco, la de los monumentales palacetes y edificios de piedra ocre, con la de las fachadas encaladas y enrejadas que forman un conjunto realmente atractivo.

Baeza (Andalucía)


Baeza, por todo lo que os hemos contado y, probablemente, por todo lo que no, es un destino que merece mucho la pena, además en sus alrededores tenéis otras visitas de gran interés a parte de Úbeda. De hecho, tenéis la Sierra, con bonitos pueblos como Cazorla, o entornos naturales como la Ruta por el Río Borosa o la Cerrada de Utrero, una combinación perfecta de cultura y naturaleza para un fin de semana cualquiera…

¿Tienes planes hoy?

Baeza (Andalucía)



Leer más...

19 de octubre de 2014

El Nacedero del Urederra: paisaje multicolor

El Nacedero del Urederra es un enclave natural de gran belleza. Se encuentra en Navarra, en la Sierra de Urbasa-Andía. Nosotros viajamos en otoño, en el mes de noviembre. Entonces el paisaje era un auténtico espectáculo y fuimos conscientes de haber elegido una magnífica fecha para su visita.

Nacedero del Urederra


Fuera de estas fechas, el paseo tiene que ser también muy atractivo, y es que el Urederra, río protagonista de esta escapada, es muy peculiar. Urederra, se traduce como “aguas bellas” y tiene mucho sentido cuando ves los tonos tan diversos que se pueden contemplar en él. Azules turquesas, azules verdosos, tonalidades que varían mucho en función de los reflejos de la luz o el día en que lo visites. Si buscáis imágenes en la red, podréis comprobar la diferencia entre las imágenes tomadas por unos y por otros en función del día o temporada.

Nacedero del Urederra


Para visitar esta Reserva Natural tenéis que ir al pueblo de Baquedano, allí tendréis un aparcamiento donde hay que estacionar y desde ese punto acceder al camino que lleva hacia el nacedero. El año pasado no existía ningún control de aforo, pero desde la Semana Santa de 2014, éste se ha establecido y está fijado en 450 personas. Y no nos extraña, ya que pudimos encontrar a muchísima gente realizando este paseo y estaba en algunos tramos bastante masificado. Suponemos que, gracias a esta medida, seguro que se deteriora menos el entorno y se puede disfrutar más de él; todos ganamos.

Nacedero del Urederra


Así que, si os sentís atraídos por este lugar que os presentamos, lo primero que tenéis que hacer es reservar vuestra plaza. Lo podéis hacer online en este enlace. El 60% de las plazas se dejan para este sistema, con lo que otra opción es madrugar por el 40% restante que quedan disponibles para la venta directa allí, a partir de las 9.30 a.m.. Por lo visto, según comentan en la web, luego durante el día, según va saliendo la gente, van dando entrada a nuevas personas hasta completar el aforo.

Nacedero del Urederra

Como os comentábamos, el año pasado, por estas fechas, este sistema no existía, llegabas y entradas. Tenías que dejar el coche en un aparcamiento (ahora también), por el cual nos cobraron unos 3 euros (por vehículo independientemente del número de personas) al ser fin de semana. Actualmente, hemos comprobado que el precio del aparcamiento es el mismo.

Nacedero del Urederra




Si por algún motivo, y dadas las restricciones de aforo que hay en la actualidad, no pudierais entrar, no os preocupéis, si bien es un recorrido que nos pareció precioso, los alrededores de éste, por la sierra de Urbasa, son una maravilla. Creemos que es uno de los lugares más bonitos donde hemos disfrutado del otoño. De hecho, cerca de allí, tenéis el Hayedo Encantado, al que si tenéis la oportunidad deberíais acercaros, es alucinante.

Nacedero del Urederra Nacedero del Urederra


Volvemos al Nacedero del Urederra. El recorrido es muy cortito, un poco menos de 5,5 km ida y vuelta, tiene un desnivel de 200 metros y transcurre principalmente por una zona boscosa y húmeda. Por esta última razón, os recomendamos, sobre todo, que llevéis un calzado cómodo y adecuado. En estas fechas, además, suele estar el suelo con una alfombra de hojas y, con la humedad y el barro, lo mejor es ir preparados para disfrutar cómodamente de la experiencia. Si tenéis perros podéis llevarlos siempre y cuando vayan agarrados.

Nacedero del Urederra


Desde el pueblo se llega hasta la pista forestal, luego se inicia un camino en el que en unos metros se bifurca en dos. La ruta está marcada por balizas, nosotros, como de costumbre, en la bifurcación cogimos la senda equivocada, la de la derecha que va en ascenso. Y caminamos un ratito hasta que algo nos dijo (seguramente la soledad) que no íbamos bien, o quizá sí, nunca lo sabremos, porque retrocedimos de nuevo hasta la bifurcación para tomar el camino de la izquierda.

Nacedero del Urederra Nacedero del Urederra


Y desde ese punto nos sumergimos en un paseo de mil tonalidades de naranjas y amarillos. Un ambiente teñido de un tono anaranjado en el que sonaban las pisadas y el murmullo del Urederra nos acompañó durante todo el camino.

Nacedero del Urederra


Algunas pozas, pequeñas cascadas, árboles desnudos y suelos en los que no se podía ver la tierra al estar cubiertos por las hojas de los árboles. Pequeños ecosistemas que se reparten en las 119 hectáreas que conforma esta Reserva Natural. Lástima no haber podido ir un día de diario, porque era complicado plasmar con la cámara lo bonito del lugar y, una vez más, para nuestra pena, no hacemos justicia con las imágenes.

Nacedero del Urederra
Nos encontramos, curiosamente, como a la mitad del recorrido a unos recién casados haciéndose el reportaje fotográfico, que no entendemos cómo llegaron hasta la poza con el vestido de novia blanco impoluto.

Numerosas hayas son las responsables de esta tonalidad del ambiente, aunque durante el camino encontramos también robles, tejos y una diversidad en cuanto a flora.

Para llegar al nacedero hay que cruzar un puente de tablones de madera, entonces aparecen esos 600 metros de caída donde cae en forma de cascada un río que tan solo tiene 19 km de longitud y desemboca en un afluente del río Ebro, el Urederra.

Nacedero del Urederra Nacedero del Urederra


Las tonalidades turquesas y azules del agua están condicionadas a las circunstancias meteorológicas. En nuestra visita, hubo lluvias previas, así, el fondo del río tenía bastantes hojas, lo que hacía que se tiñera de un tono más verdoso y opaco en algunos tramos. Por otro lado, el día estaba nublado, pero en determinadas ubicaciones cuando salía el sol, o la poza era más profunda se podía observar esa diversidad tonal que impacta.

Nos pareció un precioso recorrido. Un paisaje idílico en todos los sentidos.

Nacedero del Urederra Nacedero del Urederra


La visita puede durar desde una hora y media a lo que desees. Es fácil quedarte atraído por ese paisaje, no os decimos nada si encima te gusta la fotografía, el tiempo muerto se puede convertir en tu compañero de paseo. Pensamos que la media puede rondar las dos horas y media.

Nacedero del Urederra


Cuando acabamos el recorrido intentamos comer en el mismo pueblo de Baquedano, pero estaba completo y era un poco tarde. Así que, guiados por una publicidad que nos dejaron en el coche, nos acercamos al camping cercano, el Camping Artaza. Para nosotros fue una experiencia totalmente recomendable, comimos estupendamente, una relación calidad-precio excepcional para quién pueda interesar.

Los paisajes otoñales son irresistibles para la mayoría de nosotros, hace un par de semanas os recomendábamos 5 lugares en los que disfrutar del otoño al aire libre (donde incluíamos éste, entre otros), pero pensamos que este nacedero tiene que ser espectacular en cualquiera de las estaciones. Navarra tiene enclaves mágicos.

¿Tienes planes hoy?

Nacedero del Urederra





Leer más...

13 de octubre de 2014

Molinaseca: una parada en el Bierzo

Molinaseca es un pequeño pueblo de España situado en la comarca del Bierzo, León. Se convierte en lugar de paso de muchos peregrinos del Camino de Santiago y, también, un lugar para hacer una parada para aquellos amantes que disfrutan del turismo rural. 

Molinaseca pueblo del Bierzo


La escapada en la que conocimos este municipio probablemente haya sido el viaje en el que más nos ha llovido nunca. Una Semana Santa, que si bien, en casi todas llueve, en esa fue algo impresionante. Elegimos como destino la provincia de León, alojamiento en Ponferrada, y luego, en la medida que el clima lo permitió, nos dedicamos a conocer paisajes, pueblos y pequeñas ciudades con calma, muchísima tranquilidad y paraguas.

Molinaseca pueblo del Bierzo Molinaseca pueblo del Bierzo


La provincia de León tiene muchos atractivos. Si te gustan los paisajes, por ejemplo, tienes Las Médulas, un paraje totalmente sorprendente. Si te gusta el turismo rural, hay numerosos pueblecitos que aportan paseos muy agradables y te incitan a la gastronomía, el reposo y la tranquilidad. Hace un tiempo, os hablábamos, por ejemplo, de Castrillo de los Polvazares. Y luego tiene ciudades como, por ejemplo, Astorga, con edificios tan sorprendentes en tierras castellano-leonesas como el Capricho de Gaudí.

Llegamos a Molinaseca con pocas pretensiones y, cuando cogimos desde la plaza del Cruceiro, la calle Real, con sus casas blasonadas, de piedra y travesaños de madera, con aspecto de palacios y casonas, unas al lado de la otra, empezamos a disfrutar. 

Molinaseca pueblo del Bierzo Molinaseca pueblo del Bierzo



La sorpresa se hallaba al final de la misma, allí el río Meruelo está cruzado por un puente medieval del s.XII, el Puente de los Peregrinos. Buen nombre para el lugar, desde donde acceden multitud de ellos para atravesarlo peatonamlente y adentrarse en la localidad a reponer fuerzas. Este puente tiene siete arcos, tres de ellos parecen parcialmente soterrados y se piensa que son los más antiguos. Y como decíamos, bajo el puente transcurre el río, que en verano se convierte en piscina improvisada donde refrescarse y disfrutar de las terrazas que se ponen alrededor.

Molinaseca pueblo del Bierzo


En nuestra visita, en cambio, no estaba la meteorología para ofrecer una estampa veraniega, a pesar de ello, las vistas desde este lado del municipio, cruzando el puente son muy bonitas.

Sobresale por encima de los tejados que conforman las estrechas calles de la localidad el perfil de la Iglesia de San Nicolás Bari, del s.XVII. En su interior encontraréis un retablo barroco.

Molinaseca pueblo del Bierzo


Pero si hay un templo que ha tenido importancia para Molinaseca es el Santuario de Nuestra Señora de las Angustias. Tanta devoción parecía levantar este lugar santo que dicen que los peregrinos al pasar se llevaban astillas de sus puertas de madera como reliquias y que, por esta razón, tuvieron que cubrirlas de metal.

Desde hace tres años, este municipio se ha sumado a las fiestas del Magosto (o castañada), las cuáles os mencionamos porque se celebrarán próximamente, a principios de noviembre. El pueblo se envuelve de festividad con música, y los alimentos reyes del día son las castañas y los bollos preñaos (muy otoñal). Si viajáis, en cambio, a mediados de agosto, os encontraréis con una batalla de agua por sus calles, en sus populares fiestas del agua.

Molinaseca pueblo del Bierzo


Molinaseca es uno de esos destinos que puede pasar desapercibido en nuestro denso mapa pero, si estáis por la zona de León, o tenéis planificado un viaje o escapada rural por allí, es una parada muy agradable en el camino. Bonita imagen, turismo tranquilo y gastronomía leonesa...

¿Tienes planes hoy?

Molinaseca pueblo del Bierzo





Leer más...