31 de diciembre de 2017

Expectativas vs. realidad: balance de 2017

Tienes planes hoy
Esto que vamos a hacer es muy duro, va a ser tal el bofetón de realidad que nos vamos a llevar que probablemente el año que viene no queramos repetir experiencia. 

Ya hicimos un expectativas vs. realidad enfocado al tema viajero hace un tiempo. Estuvo bastante divertido en aquel momento. Al final de los fiascos acabas sacando una sonrisa. Veremos si aquí nos pasa lo mismo.

Se acaba el 2017, un año que nos ha llenado de enseñanzas y descubrimientos. Un año que cuando comenzó estaba lleno de propósitos. ¿Cuántos se habrán cumplido al final del año?

1. Pasar por los 40 como si siguiéramos con 30. Si ha habido algo que ha marcado este año para los dos que formamos este blog es que hemos cumplido los 40. Atrás quedó la “parejita de treintaytantos”. Sí, eso que sonaba encantador, atrevido, atractivo, interesante y divertido.  Ahora somos la “pareja de cuarentones”. Nuestro propósito en este año era pasar por ellos como si siguieramos en los treinta y... El que no escribe lo hace atusándose su media barba canosa (único pelo en la cabeza que puede atusar ya) y dejando caer los párpados, mientras que repite que es un madurito interesante. Yo sonrío al escucharle y me alejo….  Alejo los tarros con mi nuevo gadgeto brazo, mientras achino los ojos para leer la letra pequeña  de sus etiquetas. “Comienzo de presbicia” me dijeron… ¡Mátame camión! Esto es lo que nosotros llamamos pasar por los 40 como si nada…

Expectativas vs realidad cumplir 40


2. Aprender a esquiar. Cuando comenzó el 2017, los Reyes Magos buscaron un nuevo propósito para nosotros. Algun pajecillo cabr***n debió inventarse que nos gustan las aventuras. Hace unos años empezaron con una actividad grupal de raquetas de nieve y el año pasado, el día 6 de enero, ya nos habían establecido el propósito de aprende a esquiar. ¿Cómo? Regalándonos unas clases de esquí. Aquel día, aún puedo recordar cómo se me congeló el alma y me brotaron 5 canas de golpe, y las mamonas se han quedado para recordármelo.

Expectativas vs realidad propositos año nuevo


Clases de esquí…  Tengo pánico a deslizarme en el terreno que sea, me paraliza la existencia. Tras recibir las clases de esquí, aquella mañana con ventisca y un frío del carajo, el 2017 me trajo una nueva enseñanza, el esquí no está hecho para mí. Llegué allí con miedo y salí de allí con pánico, calada, congelada, la rodilla lesionada, agujetas para una semana y sin gafas de montaña que perdí en mi aventura. Mi mayor logro fue bajar por la pista de iniciación (no llega ni a la verde) llevándome al monitor por delante y chocando contra una valla de madera. Supongo que mi velocidad de descenso ascendería a los 3 km/h con suerte. “El que no escribe” mostró bastantes más aptitudes que yo (cosa que era fácil). Así que, el 2017, aparte de demostrar mi inaptitud para algunas actividades, ha terminado sin que tenga ni idea de esquiar.

Expectativas versus realidad aprender esquiar año nuevo


3. Leer en casa. Los Reyes Magos también empujaron a un nuevo propósito. El que no escribe fue obsequiado con un libro electrónico. Se puso como loco de contento, iba a ir con él a todas partes. Y, sobre todo, iba a sacar tiempo para leer tranquilamente en casa. Tenía un montón de libros pendientes por leer. Eran tantos que no sabía por cuál empezar. Leyó su primer libro. Y luego empezó el segundo, allá por febrero o marzo, más o menos, La Trilogía de Nueva York, de Paul Auster.  Hace un par de noches en el dormitorio, con nuestros libros cada uno, el que no escribe leía, 11 meses después de comenzarlo, La Trilogía de Nueva York (doscientas y pico páginas). Lo ha empezado por cuarta o quinta vez en el año. 

Expectativas vs realidad propositos lectura


4. Completar una ruta sin perdernos. Este es un propósito que viene de atrás. Lo hemos intentado muchas veces. Hemos comentado en otras ocasiones que incorporamos un GPS de montaña a nuestra vida y aún no sabemos usarlo. Pero, ¡atención!, en 2017 hemos hecho una ruta completa sin perdernos, y sin GPS, por supuesto, el Ibón de Piedrafita.

Expectativaas vs realidad propositos año nuevo rutas


5. Incorporar nuevas actividades deportivas. Cuando empezó el año estaba un poco cansada de la natación. Tras dos años yendo a nadar había entrado en una crisis acuática en la cuál, ir a nadar se convertía en algo más doloroso que de costumbre. El invierno no es un buen aliado para la piscina. Según entras al gimnasio y hueles el cloro empieza a darte pereza, frío… Ataviarse con las trazas que exige ir a nadar exige mucha confianza en uno mismo y luego cuando sales casi es peor, las duchas, el pelo, la noche…  Así que, al acabar el año, pensé que sería buena idea incorporar una nueva actividad física y lúdica a mi vida. Algo que no requiriera tanto sacrificio y me diera vidilla. Estaba decidido, haría una vez a la semana Zumba y dos a la semana natación o a la inversa. De esta manera, no tendría pereza. Empecé Zumba, el propósito era firme y me hice con todo el kit zumbero. Superé esas dos primeras clases donde solo quieres morir de la vergüenza y, ahora, en diciembre de 2017, llevo dos meses sin pisar la piscina y siete sin pisar la clase de zumba. Acabo el año peor de como lo empecé. ¡En 2018 empiezo de nuevo!

Expectativas vs realidad propositos deporte año nuevo


6. Publicar más entradas en el blog. Teníamos un plan, íbamos a publicar más entradas en el blog. No era un plan cualquiera, tenemos un Excel hecho desde antes de que empezara el 2017, con los artículos y destinos de cada mes. No solo lo tenemos, sino que lo hemos subido al Drive para tener acceso a él desde cualquier lugar del mundo mundial, por si nos da un arrebato de creatividad. De esta manera sería más fácil tener constancia. Vale, las cifras hablan por sí solas, de las entradas propuestas, veintinueve se han quedado pendientes de publicar y nueve se han publicado. El resto no estaban planificadas y han llegado sin más. Veintinueve pendientes…  ¿Por qué somos tan perros?

Expectativas vs realidad proposito pereza


7. Hacer una foto al pueblo. Cuando acabó 2016 teníamos una misión que cumplir. Parecía sencilla, pero ha resultado imposible. Teníamos que ir al pueblo de “El que no escribe” y sacar una fotografía. Solo era eso. Sacar una foto que nos gustara, podía ser de todo el pueblo, de una calle… Ha acabado el 2017 y no tenemos esa foto, que si hace calor, que si hace frío, que si no ha llovido y está todo seco… 

Expectativas vs realidad Año 2018


8. Desayunos saludables. Nuestro propósito de desayunos saludables lleva fraguándose mucho tiempo. Lo vamos intentando todo, pero nos cuesta horrores. Disculpas como que vas mal de tiempo, la pereza, los cinco minutitos más en la cama, el cansancio de las cosas sanas o que si lo rico son las palmeras de chocolate, no ayudan. El caso es que empezamos el año con un propósito de desayuno saludable y nos dio por el yogur y cereales. Cuatro meses después ese desayuno hacía aguas. Reconozco que empecé yo causando baja, el aburrimiento me invadía. Lo emocionante es que este es uno de los propósitos medio cumplidos. A finales de año hemos conseguido desayunar fines de semana y al menos los días pares de cada dos ciclos lunares el desayuno mediterráneo con tostadas, tomate rallado, aceite, pavo, queso fresco, zumo de naranja. ¡Impresionante logro! (Aplausos, ovaciones).

Expectativas vs realidad desayunar sano


9. Cambiar de compañía de seguros. Desde hace unos seis años, aunque parezca mentira, está entre nuestros propósitos cambiarnos de compañía de seguro del hogar (atención, esto no es un llamamiento a los corredore de seguros ni a las compañías), todos los años llegamos tarde y resulta imposible. 

Expectativas vs realidad cambiar seguro año nuevo


10. Redecorar. Empezamos con el propósito de redecorar y hacer más práctica una de nuestras habitaciones. Dicho así, parece que tenemos muchas, pero son dos. Y sí, lo conseguimos. Para ello, solo tardamos hora y media de reloj en elegir el color de la pared en la tienda, estábamos entre el blanco hielo, el gris hielo, el blanco polar o el blanco Antártida. Es una decisión complicada. Hicimos bricolaje, cubrimos ventanas, suelos, puertas, pintamos...  En el propósito estaba incluido dejar todo en perfecto estado. El problema es que se quedó el tambor de una ventana sin limpiar tras pintar, por un despiste y, ahora, la limpieza de ese tambor tiene que pasar a nuestros propósitos de 2018, junto con el zócalo de la cocina y los cuadros del salón que llevan 9 años formando parte de nuestros propósitos de Año Nuevo.

Expectativas vs realidad redecorar año nuevo


11. Dedicar más tiempo a la fotografía. El propósito de hacer menos fotos de viajes y más fotos sin más. Es algo que aún no hemos conseguido. La fotografía de viaje lo acapara todo. Este año, esperamos, por fin, cumplir parte de ese propósito porque echamos en falta hacer fotos por el placer de fotografiar. Dejar fluir un poco más la creatividad.


Expectativas vs realidad hacer fotos


12. Ampliar el recetario. En el 2017, hemos triunfado cocinando con las judías de Tolosa, el tartar de salmón y las carrilleras con chocolate, eso sí, sigue estando pendiente, un año más, conseguir hacer un arroz blanco en condiciones o un rabo de toro que la carne se separe del hueso de verdad de la buena (con 4 horas de cocción aun no lo hemos conseguido).


Expectativas vs realidad recetas cocina


13. Ir a la ópera. El propósito venía impuesto por nuestras ganas y porque otro de los años los Reyes nos regalaron una tarjeta regalo del Teatro Real. Sí, ya os decíamos que les gusta embarcarnos en aventuras. En esta ocasión, la aventura suponía, prácticamente, hacer escalada. Empezamos por el primer piso, el segundo, el tercero… ¿Sabíais que el Teatro Real tiene cuatro plantas con localidades? Es impresionante, porque después de la cuarta aún había otra, la quinta (y dos más). La quinta era la nuestra. Desde ahí arriba el mundo era diferente. Era tremendamente pequeño… ¿qué digo pequeño? Era minúsculo… No sabíamos si estábamos viendo Carmen, o una maqueta de Carmen. Por suerte, hay unas pantallas estupendas. Cumplimos propósito, fuimos a la ópera… Ahora, lo de verla…

Expectativas vs realidad ir a la opera


14. Viajes y escapadas. Hemos ido cumpliendo con casi todas nuestras expectativas viajeras. En 2017, hemos conseguido usar las raquetas de nieve en un día que salió redondo y sin lesiones (bueno, nos perdimos, pero eso forma parte de nuestra vida), fuimos en marzo a San Sebastián a ver el mar y comer pintxos, como nos gusta. Fuimos en Semana Santa, como es tradición, con nuestros amigos y un nuevo miembro muy chiquitín en el grupo de los Nazarenos (así nos llamamos por Whatsapp), a Valencia, a comer una paella de verdad y un arroz Señoret que se ha convertido en uno de nuestros favoritos. En mayo, viajamos a Alemania, una escapada corta pero intensa por Nuremberg y alrededores. También lo hicimos al pueblo, el de la foto, y volvimos sin foto pero con partidas perdidas con los sobrinos y buenos ratos en familia. En julio, se nos escapó nuestro fin de semana slow life que solemos tener cada año, pero el trabajo no dio tregua. En agosto, pudimos disfrutar de 15 días por Italia que nos encantaron, lagos, ciudades monumentales, Alpes, Venecia… En septiembre, volvimos al turismo rural, esta vez con los Nazarenos, a ver si conseguíamos la foto, pero tampoco pudo ser, pero nos trajimos unas cuantas horas de charlas entre amigos y buenos ratos en la más absoluta tranquilidad. En octubre, conocimos la comarca de Matarraña y volvimos cebados e impresionados con los pueblos tan bonitos que hay en la zona. Y, en diciembre, nos fuimos a los Pirineos, pasamos días de montaña, de migas, de frío, paisajes, fotos, rutas y tardes de relax y Spa. Y, entre viajes y escapadas, hemos ido probando tabernas por Madrid, porque sí, este año nos ha dado por las tabernas. No nos podemos quejar. ¿Qué deparará el 2018 en este sentido?

Expectativas vs realidad viajes año nuevo


Y así es cómo los propósitos más sencillos han pasado por el 2017. Aún siendo los más elementales, lo que cuesta sacarlos adelante…  Siempre hay propósitos más ambiciosos, más profundos, más utópicos, que uno tiene. Suelen ser esos que guardas en silencio con la oportunidad de un día poder conseguir. Esos que uno no se atreve a compartir en alto porque forman parte de los sueños. Sueños que se tienen a veces en la cama antes de dormir, mientras conduces o viajas en transporte público. Esos sueños que dan vértigo, miedo y adrenalina. Esos que solo los valientes consiguen hacer realidad.

Ahora toca llenar el saco con los propósitos sin cumplir o, quizá, renovarlos por otros. 

Muchas gracias por seguirnos, leernos, comentarnos o compartir nuestras entradas. Quedan horas para acabar este año y nosotros queremos desearos un ¡Feliz Año 2018!. Si os apetece en él nos encontraremos de nuevo, dentro de muy poco, porque tenemos muchas más lugares que compartir.

¿Tienes planes hoy?

Feliz Año Nuevo 2018


18 de diciembre de 2017

Uncastillo: uno de los pueblos bonitos de Zaragoza

Tienes planes hoy
Uncastillo es un pueblo de origen militar ubicado en la provincia de Zaragoza (lindando casi con Navarra). Pertenece a la comarca de las Cinco Villas, que la conforman Ejea de los Caballeros, Tauste, Sádaba, Uncastillo y Sos del Rey Católico (aparte de más de una veintena de municipios adicionales).

Uncastillo pueblo bonito Zaragoza Cinco Villas

De Sos del Rey Católico os hablamos en una entrada hace algún tiempo. Es un pueblo que nos encantó. Os recomendamos su lectura si os vais a acercar por la zona. Se trata de un pueblo de corte medieval, precioso, que encaja perfectamente si estáis planificando una escapada a este destino. Nosotros lo conocimos volviendo de pasar unos días en el Pirineo Oscense.

Hoy nos queremos centrar en otra villa vecina a Sos del Rey Católico, se trata de Uncastillo, uno de los pueblos españoles que destaca por su carácter románico, consta con 6 templos de ésta corriente. A finales de los años 60, se declaró Conjunto Histórico-Artístico, teniendo gran importancia monumental en la Comunidad Autónoma de Aragón.

Uncastillo Pueblos pintorescos Zaragoza Uncastillo pueblos medieval Zaragoza Cinco Villas


Desde tiempo antiguos, se reconoce la existencia de asentamientos en la zona. En la Edad Media, la comarca de las Cinco Villas casi formaba una frontera entre el cristianismo y el Reino Musulmán. La parte del norte quedó bajo influencia cristiana, mientras que el sur estuvo varios siglos sometida al dominio musulmán.

calles Uncastillo pueblo encanto Zaragoza

Así, durante esta época, las villas fueron fortificadas y se las dotaba de un carácter defensivo, que desde la distancia se puede observar según te acercas a ellos. Como es el caso de Uncastillo. 

En el s.XII, el cristianismo consigue recuperar la parte de las Cinco Villas que había estado sometida y, con ello, comienzan la repoblación de la zona a la que se van anexionando municipios. Para intentar repoblar la zona se la dota de algunos beneficios, entre ellos, algunos fiscales como la libertad de movimiento de bienes sin pago de peaje entre las tierras del realengo. Entre la nueva población llegan los judíos y con ellos la judería.

Uncastillo juderia pueblos pintorescos Zaragoza Aragon

La judería se desarrollaba a lo largo de una de las calles. Era más estrecha que las calles cristianas y había muchas viviendas. Se puede observar un gran número de portales. Y en el exterior de las puertas, los judíos tenían la mezuzáh, una especie de pieza en la que se metían las plegarias. Hoy, desde que se produjo la expulsión de los judíos a finales del s.XV, se la conoce como Barrio Nuevo y dónde estaban aquellas piezas, algunos habitantes pusieron sus cruces del cristianismo. De la época judía también queda su sinagoga. Bueno un trocito de su sinagoga porque donde estaban los restos de la misma, hoy hay viviendas particulares.

La sinagoga de Uncastillo, aparte de un lugar de culto y oración, también se empleaba para usos comunes de interés de la comunidad. Se celebraban reuniones, tenía huerto y horno. 

Uncastillo es un pueblo pequeño, que desde la distancia se distingue con un carácter defensivo.

Uncastillo casas señoriales CInco Villas Zaragoza Uncastillo pueblo con encanto Zaragoza


Nosotros llegamos al mediodía de un día laborable y, salvo nuestra presencia, apenas se percibía a nadie más. Encima era la hora de comer.

Iglesia Uncastillo Zaragoza Aragon

Como decíamos al principio, veníamos del Sos del Rey Católico, y nos encontramos un pueblo de apariencia más humilde, pero  muy bonito, que dejaba entrever que detrás de esos muros había una historia que contar.

Pueblos de las Cinco VIllas Uncastillo  Zaragoza

El castillo de esta localidad se llama Castillo de la Peña de Ayllón. Su nombre deriva del lugar en el que se encuentra ubicado, la Peña de Ayllón. Dicen que de origen musulmán, aunque de esos momentos, hacia el s.X, no queda nada. Su apariencia actual es fruto de una reconstrucción celebrada en el s.XIV.

Uncastillo castillo Zaragoza


Durante su historia tuvo que sufrir los envites de diferentes conflictos bélicos. Nació con la lucha entre Al-Andalus y el cristianismo, vivió la Reconquista, y luego comenzó la época de conflictos, Reino de Aragón, Reino de Navarra, Reino de Castilla… Vivió la Guerra de la Sucesión, las guerras carlistas...


En el paseo podréis observar casas y palacetes solariegos resultado de las épocas de esplendor que vivió la villa. 

España está llena de historia y repartido por su geografía hay un montón de pequeños pueblos pintorescos, con cicatrices y huellas de lo que por allí pasó siglos atrás.

Uncastillo visitar pueblos bonitos Zaragoza Aragon Castillo de Uncastillo Zaragoza Aragon


Aragón, además, es una de las Comunidades Autónomas que alberga numerosos pueblos de interés y gran belleza, de los que continuaremos hablando dentro de no mucho.

¿Tienes planes hoy?

Uncastillo visitar las Cinco Villas Zaragoza




27 de noviembre de 2017

Taberna Pedraza: no solo tortilla

Tienes planes hoy
Somos unos locos de la tortilla de patata. No es que queramos estar todo el día comiendo tortilla, pero el día que la tomamos, si está buena, se nos ponen los ojos en blanco.

También es cierto que no solemos tomar tortilla de patata fuera de casa. Si no tenemos referencias, o nos inspira confianza el lugar, solemos prescindir de ella. 

En casa el que no escribe, a veces, me regala una de sus tortillas. El día que eso ocurre, lo da todo. Más o menos está una hora en la cocina haciéndola y nos la comemos en 15 minutos. A mí, me compensa. Esa noche la vida se tiñe de color de rosa. Son los efectos opiáceos que da el buen comer. Por tanto, como esta tortilla es privada, vamos a contaros nuestra experiencia en un lugar donde también practicamos el buen comer y la tortilla es uno de sus protagonistas, aunque para nosotros no el único.

Tortilla de patata estilo BetanzosTaberna Pedraza Madrid comer

La Taberna Pedraza de Madrid se ha hecho muy popular por su tortilla de patata. Una tortilla hecha al estilo Betanzos. No tiene cebolla y por dentro no está prácticamente cuajada. Está hecha con huevos de gallina jóvenes y la patata cortada en unos rectángulos bastante planos y pequeños. A priori, este era el motivo de nuestra visita. 

Llevábamos meses con la idea en la cabeza, pero entre unas cosas y otras nunca nos había acabado de cuadrar. Hace dos domingo se alinearon los planetas y, cerca de las 15:00, nos plantamos “a probar suerte” allí.

Taberna Pedraza Mejores tortillas de patata Madrid

La Taberna Pedraza se encuentra en la Calle Ibiza, muy cerquita del Retiro y al lado del Hospital Gregorio Marañón. Los alrededores del parque más popular de Madrid se han convertido en una zona muy tabernera a la que le estamos cogiendo el gusto. Próximamente os hablaremos de otra taberna relativamente próxima. 

Esta entrada está dedicada a los amantes de la comida tradicional española, sin florituras, pero con una “mano” mágica. 

Recetas tradicionales de diferentes lugares de la geografía española que han traído a Madrid, cocinadas de forma que recuerdan a ese sabor de siempre, como de casa. Y hablamos “de casas con buenas cocineras”. Que está muy idealizado esto de la comida de “casa” y, seamos realistas, no todas las madres o abuelas han cocinado bien. Pero en la Taberna Pedraza hay un saber hacer que notamos en el primer mordisco que dimos.

Terraza  Taberna Pedraza comer Madrid tradicional

La carta por sí sola es apetecible, puedes viajar del norte al sur. Es una carta extensa. Algo raro ocurrió, porque el domingo habíamos desayunado tarde y fuerte. Cuando decidimos acercarnos a la Taberna Pedraza lo hicimos con la intención de probar su tortilla y poco más, no teníamos mucha hambre. Pero nada más abrir la carta, el cerebro empezó a mandar órdenes al resto del cuerpo para hacer hueco. Casi todo nos apetecía.

Cocina Tradicional Madrid taberna Pedraza

Pero antes de entrar con la carta, un repaso al “inquietante” local. Como os decíamos, se encuentra en la Calle Ibiza, su entrada pasa prácticamente desapercibida. Apenas un discreto panel y una puerta de aluminio dorado estilo “retro” y a ambos lados de la entrada principal dos ventanas, una que está pegada a una de las mesas altas, y otra que tiene expuestos unos chuletones de Rubia que quitan el sentido a la vista. Es un toque como de “ayer”, del ayer de los 70, con la particularidad de que ha sido decorado con esa intencionalidad, pues su apariencia es relativamente reciente.

Comer en Madrid Tabernas tradicionales mejor tortilla

Al entrar aún resulta más inquietante. El local se divide en 3 ambientes, o realmente en dos. Según entras te encuentras unas luces de neón fucsias, la barra y, a la izquierda, unas cuantas mesas altas. Luego hay otro ambiente detrás, de mesas bajas, en linea y paralelas, bajo nuestra opinión bastante juntas.

Taberna Pedraza gastronomia Madrid Taberna Pedraza  Madrid contador tortillas cocina española



Una pared llena de botellas, ilustraciones en otra, iluminación en todas ellas. Tonos ocres, dorados, amarillos y verdosos son los protagonistas. Es extraño, pero guarda una armonía tranquila mientras estás allí, aunque a la entrada resultará ligeramente perturbador. Los baños tienen su gracia también.

Cuando vamos a picar algo a un entorno tipo taberna lo que más nos gusta es sentarnos en las mesas altas. Aquel día, llegamos bastante tarde y no tuvimos problemas para disfrutar de una de ellas.

Decoración Taberna Pedraza Madrid

Sobre la Taberna Pedraza hay diferentes opiniones y en muchos sentidos. Nosotros empezaremos por el final, diciendo que es un sitio al que estamos seguros que volveremos bastantes veces. 

Los propietarios de este local de restauración estuvieron viajando por España para localizar y aprender las mejores recetas y productos locales que exportarían a su negocio.

El que no escribe y yo, al ver la carta, no sabíamos por qué decantarnos. Se suponía que no teníamos demasiada hambre. La tortilla hay que pedirla entera, en este caso no existen ni raciones, ni pinchos. Algo que no es de extrañar tal y cómo se sirve.

Interior Taberna Pedraza Madrid comer tradicional


Aparte de la tortilla nos pedimos un tigre para cada uno, un buñuelo para cada uno y media ración de callos. Solo tuvimos dos inconvenientes, el primero que había bastantes tortillas pendientes de hacer delante de nosotros, por lo que nos sirvieron los callos antes que la tortilla. Y, personalmente, si nos basamos en lo que el paladar nos pedía, era terminar con los callos. Eso sí, ese orden nos vino bien para que la espera fuera más corta.

Taberna Pedraza Madrid

El otro inconveniente es que, cuando estábamos ya tomando nuestro tigre y buñuelo, nos dimos cuenta como a las mesas, junto con la bebida, les iba llegando un aperitivo que, suponemos que por despiste, a nosotros no nos llegó.

Dicho esto, comenzamos con nuestras opiniones sobre lo que probamos. 

El tigre (Mejillón), impresionante. De verdad que hacía muchísimo tiempo que no tomábamos un tigre como ese. Ligeramente picante, con una bechamel suave, sabrosa, con alegría. Muy bien frito. Riquísimo. Sé que cada vez que volvamos, al menos, me tendré que pedir uno. De haber sabido lo buenísimos que estaban me habría pedido dos. Bajo nuestra opinión un imprescindible de la Taberna Pedraza (si te gustan los tigres, claro).

Taberna Pedraza comer tigres en Madrid tradicional

Luego pedimos un buñuelo de bacalao cada uno. Personalmente yo soy muy de tigre y menos de buñuelo, no ya en la Taberna Pedraza, en la vida en general. Pero también muy bueno. Siempre que pedimos un buñuelo, o toca comerlo por lo que sea, vivo con miedo de meterme un engrudo en la boca de harina del que nunca podré separarme hasta después de varias manzanillas. No es el caso. Muy muy suaves.

Buñuelos de bacalao comer en Madrid Taberna Pedraza

Lo siguiente que llegó a la mesa fueron los callos. Nos sorprendió gratamente la cantidad de la media ración, abundante para lo que estamos acostumbrados. Para dos te da para comer un buen ratito.

Cuando probamos esos callos sonaron violines en nuestro paladar. Al que no escribe le pareció que picaban un poquito de más, a mi me encantan así. Pero sí reconozco que igual para quién sea sensible al picante puedan resultarles un poco fuertes. Bajo mi opinión perfectos, salsa melosa y gelatinosa, sabor muy equilibrado. Los disfrutamos muchísimo. Ese sabor a callos que no saben a jamón viejo, ni a tomate solamente… no, unos callos en condiciones.

Comer callos en Madrid Taberna Pedraza

Con la boca a punto de explotar y con una espera de unos 5 minutos desde que acabamos los callos,  llegó la tortilla. Durante aquellos minutos de espera, mientras yo me privaba de mojar todo el pan que me apetecía, por miedo a llenarme, el que no escribe utilizaba la filosofía inversa basada, principalmente, en que lo mejor era no parar para no sentirte lleno. Así es como nosotros alcanzamos el equilibrio en nuestras vidas. 

Amarilla, casi sin dorar. Por uno de los lados se intuía el espectáculo interior. La cortamos por la mitad, para repartir. Y el huevo salió tal y como esperábamos.

Comer tortilla de patata estilo Betanzos en Madrid Taberna Pedraza

Tortilla muy bien hecha. Realmente es una tortilla cuyo sabor te recordaba a comerte unas patatas  ricas mojadas en yemas de verdad. Vamos a ser osados y poner una peguita a la tortilla, está relacionada con la sal. Había partes de la tortilla que parecían tener la sal amontonada. En general, el punto era bueno, pero hubo alguna pinchada aislada en las que pasó.

Mejores tortillas de patata Madrid Taberna Pedraza

Ambos somos de tortilla de patata con cebolla, poco cuajadita por dentro y doradita clara por fuera, es la que más nos gusta. Pero eso ya es personal, esta tortilla está muy buena, a pesar de no tener cebolla, se te llena la boca de sabor.

Al postre no pudimos llegar, el pan de Pedraza es otra de las cosas ricas y nos acompañó abundantemente con los dos platos principales (a uno más que a otra). 

Esta vez no le dimos los dos al vino, era un día en el que yo no podía tomar, así que tres copas de vino y tres coca colas, dos cafés y un presupuesto en torno a los 55 euros los dos.

Tortilla de patata Madrid Taberna Pedraza comer restaurantes

Hemos titulado esta entrada con el “no solo tortillas” porque, si algo nos ha sorprendido de este lugar es que, al menos en la selección que hicimos nosotros, se notaba perfectamente la buena cocina. Los platos de siempre hechos con mimo, con cuidado, con buen producto. Todo sabía, nada era pesado… Los tigres, los callos, no queremos pensar cuántas cosas de la carta nos faltan por probar que puedan estar a la altura. 

Cuando volvamos, si probamos nuevas elaboraciones, ya iremos editando la entrada… 

¿Te gusta la comida tradicional española?

¿Tienes planes hoy?

Comer en Madrid Terraza Taberna Pedraza



30 de octubre de 2017

Alsacia, 5 días en Navidad. Día 5: Obernai - Barr - Mittelbergheim - Riquewihr

Tienes planes hoy
El quinto día de nuestra estancia en Alsacia era un miércoles laborable, justo el previo al comienzo del puente de diciembre. El día anterior habíamos estado en Estrasburgo, una ciudad que nos pareció encantadora en estas fechas. 

Aquel día era nuestro último día efectivo en Alsacia. Nuestro avión salía al día siguiente a las 10 de la mañana más o menos. Así que nuestras últimas experiencias turísticas iban a ser las de aquel día. Eso sí, lo aprovechamos a tope.

Alsacia Riquewihr noche

En este día fuimos a recorrer algunos pueblos menos populares pero con mucho encanto y, también, a volver a Riquewihr. En nuestro segundo día en Alsacia lo visitamos con su mercado de Navidad y en fin de semana. La experiencia de aquel miércoles nos regalaría un pueblo totalmente diferente e igualmente bonito.

Comentaros que en este día teníamos previsto visitar el castillo de Haut-Koenigsbourg, que tenía muy buena pinta, para nosotros principalmente por las vistas sobre la región. Pero un día más, a pesar de los pronósticos meteorológicos de Google, el día amaneció aún más frío y con más niebla, con lo cual, descartamos el castillo. 
  km 
Obernai Alsacia viaje pueblos

Nuestro primer destino del día fue Obernai, donde llegamos en unos 40 minutos aproximadamente. Hay un aparcamiento bastante amplio para estacionar, a pesar de ser las 10 de la mañana, nos extrañó la cantidad de coches que había. 

Luego, durante la visita, no encontramos a casi nadie por las calles y parecía que nos habían dejado el pueblo para nosotros solos.

Visitar Obernai Alsacia Navidad Francia

Se trata de un lugar con calles muy coquetas caracterizadas por las construcciones típicas de la región que hemos visto anteriormente. Y no hay que menospreciar la importancia histórica de este lugar. 

Obernai pueblos Alsacia

Obernai fue una de las ciudades imperiales del Sacro Imperio Romano que formó parte de la Decápolis. En el s.XIV, varias ciudades imperiales de la zona hicieron una especie de alianza para conservar sus derechos y privilegios, además de Obernai, también formaron parte otros de los pueblos que visitamos en este viaje como Colmar, Turckheim, Kaysersberg o Mulhouse. Esta alianza de diez estuvo coleando durante varios siglos, con muchas idas y venidas, suspensiones, entradas y salidas, hasta su total disolución en el s.XVII cuando pasó a formar parte de Francia.

Obernai está incluído en la lista de los Pueblos más bonitos de Francia (Plus Beaux Détours de France).


Visitar Alsacia Obernai Visitar Obernai Alsacia


Atravesamos los restos de su muralla y nos adentramos en el casco histórico. Paseamos por sus calles, llegamos a la Plaza del Mercado. Estaba decorada como las fechas lo requieren.

Obernai PLaza del Mercado Alsacia Francia

De nuevo, un carrusel en nuestras vidas. La iglesia. Y todo envuelto de la neblina o, más bien, niebla que nos quiso acompañar casi todo el viaje.

Obernai Alsacia Francia

En Obernai tenían montado su mercado de Navidad que, curiosamente, estaba con un control de seguridad muy exhaustivo. Nos llamó la atención porque, a excepción de Estrasburgo, donde la seguridad era impresionante, en Colmar, que es uno de los lugares con más visitantes y gentes no encontramos un despliegue tan impresionante. Pero en Obernai nos hicieron, no solo mostrar nuestros bolsos y mochilas, sino abrirnos los abrigos, etc.

Mercado Navidad Obernai Alsacia

El Mercado está puesto en una especie de explanada, cuenta con unos cuantos puestos y en aquel momento poquita gente. De nuevo mucho encanto.

 Alsacia Mercado Navidad Obernai

Desde Obernai ponemos como destino Barr. Apenas nos separa un cuarto de hora. Nos encontramos en destinos que forman parte de la famosa Ruta del Vino de Alsacia. De hecho Barr se considera la capital de la zona del Bajo Rin.

Barr viaje Alsacia

Como veis, estamos visitando lugares que no destacan por su importancia monumental, lo mejor es pasearlos y disfrutar de su arquitectura y callejeo. Los rincones y el enclave en el que se encuentran.

Barr Alsacia Francia

Nosotros aparcamos bastante cerca de la plaza de la localidad. Desde allí, comenzamos nuestra visita. Al lado de la plaza salen unas escaleras que te llevan a la parte más alta, al lado de la iglesia y el cementerio.

Barr Alsacia Ruta del Vino Barr Alsacia Bajo Rin


Luego descendimos y fuimos dejándonos llevar por lo que nos surgía, una calle a la derecha, otra calle a la izquierda. De nuevo parecíamos estar solos. Cada giro que hacíamos descubríamos un rincón que nos parecía bonito.

Barr visitar Alsacia Navidad

Apenas tres o cuatro personas nos encontramos y una de ellas, de nuevo, quiso emprender una complicada conversación. Una amable señora nos vió a cada uno con la cámara disparando y nos señaló a los equipos. Y desde ese momento intentó por todos los medios decirnos dónde teníamos que ir para sacar unas fotos bonitas, suponemos. No logramos entendernos y puso empeño a morir, nosotros también. De hecho, seguimos los pasos de lo que creímos haber entendido, pero nada diferente a lo visto previamente apareció.

Visitar Barr Alsacia

Tras callejear hasta volver a nuestros comienzos del camino decidimos continuar nuestra ruta. Una ruta que solo nosotros parecemos frecuentar en el día. Y así llegamos a Mittelbergheim, a cinco minutos de Barr. Este pueblo lo incluimos en el último momento, ya que en el itinerario inicial teníamos el castillo, por lo que no veíamos factible meter muchos más lugares. Al final, al vernos obligados a suprimir el castillo, incluimos esta parada, algo de lo que nos alegramos mucho.

Mittelbergheim pueblos Alsacia Francia

Mittelbergheim está incluído en la lista de los Pueblos más bonitos de Francia, al igual que Obernai. Forma parte de la ruta de los vinos y, en esta ocasión, nos encontramos con un pueblo mucho menos ornamentado que los que vimos días atrás, pero que tiene un encanto especial. No sabemos si habéis visto la película “ Un buen año”, pero nos recordó bastante. Y fue un placer encontrar en todo el itinerario un pueblecito un poco diferente.

Mittelbergheim ruta vino Alsacia Francia

Cuando llegamos a Mittelbergheim era el mediodía más o menos y estaba cayendo una helada de impresión. El aparcamiento se encuentra a las afueras de la localidad, rodeado de viñedos, los cuales cerca de las 13:00 se encontraban totalmente congelados.

Mittelbergheim viñedos Alsacia Navidad

Desde el primer momento que paseas por el pequeño pueblo puedes ver su estrecha relación con el vino; prensas, molino y detalles que hacen referencia a él.

Mittelbergheim ruta del vino Alsacia

Sus callejuelas tienen bastante encanto, aunque apenas sean cuatro. Y en nuestro caso además se convirtió en el lugar en el que parar a comer. De golpe, nos dimos cuenta que la hora se nos había echado encima. Sentimos miedo, si no había gente casi en Obernai y en Barr, Mittelbergheim aún tenía menos. No parecía haber ningún local abierto, un silencio infinito invadía el pueblo.

Mittelbergheim pueblos Alsacia Francia

Pero pasamos por la puerta de un local que tenía una carta en la puerta. Se entraba como a un jardín y para ver el interior había que subir unas escaleras. No había mucho donde elegir, así que entramos en Au Raisin D’Or. Y fue toda una sorpresa.

Restaurante Mittelbergheim Alsacia

En la planta alta, un cálido restaurante de manteles rojos y sillas de madera. Las ventanas de celosía dejaban ver los travesaños de madera de la casa de enfrente. Olía muy bien y hacía calor. Lo más sorprendente, la gente estaba ahí. Había alguien más que nosotros en Mittelbergheim y se estaban poniendo las botas.

 Mittelbergheim pueblos vino Alsacia

Comimos de maravilla. En esta ocasión los platos elegidos fueron magret de pato con castañas y manzana, que estaba cocinado al punto y buenísimo. Y un Jambonneau con salsa de cerveza y queso Munster (el que te persigue por toda Alsacia). Estando en zona de vino pedimos una botella pequeña de vino de la zona (no nos convenció el que nos pusieron), un par de cafés y una botella de agua. Un poco más de 50 euros. A nosotros nos pareció un lugar muy recomendable.

 Mittelbergheim Alsacia Francia  Mittelbergheim visitar Alsacia


Salir a la calle después de estar a refugio comiendo fue un contraste un poco duro. En seguida nos pusimos camino a Riquewihr. Después de haber repetido Ribeauvillé, nos pareció buena idea acercarnos a éste para ver como estaba un día en el que el mundo parecía estar escondido.


En una media hora estábamos allí, nosotros, el frío y la niebla. Al entrar parece otro lugar, la niebla le sienta bien, llamadnos locos. El pueblo está tranquilo pero no tanto como los anteriores.

Riquewihr visitar Alsacia Navidad
Aprovechamos para darnos un paseo por la localidad, que se puede ver mucho mejor sin el Mercado de Navidad y con la mitad de gente. Si queréis ver más de este pueblo y habéis llegado a esta entrada sin ver la anterior os recomendamos que os paséis por el día 2 de nuestro viaje, donde enseñamos la cara más navideña (y soleada) de este lugar.

Riquewihr Alsacia pueblos encanto Francia Riquewihr Alsacia Navidad viaje



Aprovechamos para sacar algunas fotos más. Lo cierto es que desde las 9 de la mañana tanto tiempo en la calle con temperaturas bajo cero hace que, cerca de las 19:00, uno esté exhausto y con ganas de refugio.

Visitar Riquewihr Alsacia

Desde Riquewihr pusimos rumbo a Colmar para cenar, directamente. Lo hacemos en el mismo lugar, que el día 3. Un lugar informal para repetir la experencia de las Tartes Flambees.

Riquewihr Alsacia Francia

Aquella noche era la última y a pesar de estar destemplados y cansados necesitamos darnos otra vuelta por Colmar. Volver a fijar las imágenes de los colores y decoraciones de Colmar. Ese pueblecito que parece sacado de un cuento.

Colmar pueblos bonitos Alsacia

Paseamos congelados y volvimos al hotel a hacer las maletas, a comprobar si la luna de la Kangoo no se había resquebrajado en mil pedazos y a esperar que no lo hiciera durante la helada de la noche.

A la mañana siguiente, la luna seguía rajada de lado a lado, no podía avanzar mucho más. Curiosamente, recordándonos nuestra experiencia irlandesa, aquel día amaneció con sol. Sin nieblas, justo el día de vuelta, por fin, las predicciones meteorológicas se cumplían, solo que con 4 días de retraso. Dejamos el coche sin incidentes y el vuelo se desarrolló con normalidad.

Volvíamos con muchas fotos, muchas cosas que contar, muchos recuerdos que guardar y ¡atención!, con tres días libres por delante para disfrutar de Madrid en Navidad, que no tiene nada que ver, entre otras cosas, porque el año pasado cuando nos fuimos a comer nuestro bocadillo de calamares, como cada año, a la Plaza Mayor se podía estar con una cazadorita vaquera y a pleno sol. Que luces y encanto no tendremos, pero se puede pasear… jajajaja

Alsacia es un lugar idílico. De esos viajes que sabes que recordarás. No hacen falta demasiados días, se pueden ver 10, 6, 4 ó 3 pueblos o ciudades, da igual. Al llegar a alguno de ellos verás que, solo por estar en ese escenario una vez en la vida, mereció la pena. No es un destino monumental, es un destino para la ilusión… 

¿Tienes planes hoy?

Colmar pueblos cuento Alsacia viajar


Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism y modificado y adaptado por ¿Tienes planes hoy?| Distributed By Gooyaabi Templates

¿Tienes planes hoy? Tiene todos los Derechos de Autor de Contenido Reservados (imágenes y texto)